La Fiscalía Anticorrupción y el Juzgado de Instrucción número 15 de Valencia han abierto una investigación sobre el Instituto de Investigación Sanitaria La Fe a raíz de una denuncia según la cual se alternan las resonancias magnéticas a pacientes y a animales sin la debida autorización ni siguiendo los protocolos higiénicos y sanitarios. Varios correos electrónicos por parte de trabajadores del hospital que fueron remitidos a los juzgados destaparon el escándalo.

Noticias relacionadas

Estos emails advertían de las infracciones a Luis Martí-Bonmatí, director del Área de Diagnóstico e Imagen del Hospital de La Fe y presunto responsable de usar los mismos aparatos para las pruebas sobre animales, ratas y cerdos en concreto. Además, esta misma maquinaria de alta tecnología residente en el sótano de la Torre A del hospital -el edificio de investigación- también se emplea en exploraciones a animales marítimos como tortugas o delfines por un convenio con el Oceanogràfic, informa El Mundo.

Este mismo diario desvela que  de que el grupo de investigación de Radiología Experimental que lidera Martí-Bonmatí, que también compatibiliza su cargo con el de jefe de servicio en un hospital privado, fue informado en 2016 de que su equipo carecía de la autorización pertinente para poder utilizar el aparato de resonancia magnética (RM) de forma combinada para humanos y animales.

El hospital había obtenido las respectivas autorizaciones de la Conselleria de Sanidad y la de Agricultura para realizar las pruebas en seres humanos con objeto médico y en animales por motivos experimentales y veterinarios, pero no explicitó que usaría la misma máquina y de forma alterna.

El equipo con el que se realizan estas resonancias, modelo Achieva de Phillips y diseñado específicamente para humanos, debe pasar por un sistema de desinfección específico una vez terminada la exploración en animales, informa Crónica Gobal. El centro alega que se realizaba una limpieza por parte del responsable del departamento después de cada uso, pero ésta carecía de la certificación que recogen los organismos internacionales y que debe autorizar previamente también la dirección del propio hospital.

En 2016, La Fe solicitó información al Instituto de Salud Carlos III sobre si se le podía dar este doble uso a la maquinaria argumentando que "existían dudas sobre el marco legal que ampare ambos usos (humano y animal) de un mismo equipamiento". El centro madrileño, referente de la investigación científico-médica, con una negativa basada en anteriores indicaciones por parte de Sanidad, que había prohibido al CNIC un uso compartido de las "imágenes humano-cerdo".

El Hospital ha comunicado que "siempre se informa a los pacientes en la hoja de consentimiento firmado de que este equipo es de altas prestaciones y de su uso compartido con la experimentación animal" y que el objeto de los ensayos híbridos era "generar puestos de trabajo (una TSID y dos ingenieros biomédicos), situando al Hospital La Fe en un modelo de excelencia de la gestión de la innovación y la experimentación, colaborando en el desarrollo sanitario de la Comunitat Valenciana".

[Más información: Alerta en el Hospital La Paz: su nuevo sistema informático preocupa a sanitarios]