Imágenes de una protesta en la Universidad de Edimburgo contra las fraternidades

Imágenes de una protesta en la Universidad de Edimburgo contra las fraternidades Callum Moffat Daily Record

Salud

Escocia, primera nación en ofrecer tampones gratis para sus estudiantes

"Nadie debería enfrentarse a la humillación de no tener acceso a productos esenciales para controlar su periodo". Son declaraciones de Monica Lennon, miembro del Parlamento Escocés. La política laborista es una de las defensoras del plan gubernamental que distribuirá productos de higiene femenina de primera necesidad en entornos educativos escoceses.

Una medida histórica para la que se invertirán 5,2 millones de libras (5,7 millones de euros) para luchar contra la "pobreza menstrual": la desigualdad económica a la hora de enfrentarse a esta condición.

El plan sigue la estela de un proyecto piloto de la ciudad de Aberdeen, la tercera más importante de Escocia. Alrededor de unas mil mujeres de hogares de bajo ingreso recibieron estos productos durante el año pasado. Solo la ciudad de Nueva York ha llevado a cabo hasta la fecha un plan semejante. La alcaldía distribuyó gratuitamente en 2016 productos de higiene básicos para mujeres en refugios, cárceles y centros educativos de la metrópolis. 

Esta medida beneficiará a casi 400.000 estudiantes en todo el territorio escocés, gracias a una iniciativa conjunta del gobierno con la Convención de Autoridades Locales Escocesa (un organismo similar a la Federación Gallega de Municipios y Provincias, por ejemplo) y a las escuelas y universidades del territorio.

"Me siento orgullosa de que Escocia lidere la lucha global contra la pobreza menstrual, y agradezco la ayuda de las autoridades locales, escuelas y universidades para instaurar esta iniciativa", declaró Aileen Campbell, miembro del Scottish National Party. "Es inaceptable que un país tan rico como Escocia existan problemas para comprar productos sanitarios básicos".

Hey Girls es la empresa que ha ganado el concurso público para distribuir la mayor parte de los productos a toda Escocia. La compañía, cuya sede se encuentra en la provincia costera de East Lothian -al este de Edimburgo- nació en enero y ya tiene contratos con los ayuntamientos de Edimburgo, Glasgow y Stirling, entre otros.

Los gravámenes sobre los productos de higiene femenina varían alrededor del planeta. En Escocia, el impuesto que grava a los productos como tampones o compresas asciende al 5%. Canadá es uno de los pocos estados que han desgravado completamente el producto. España sale peor parada: se aplica una tasa del 10% del IVA, al nivel de Australia o Corea del Sur. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha asegurado que el nuevo Ejecutivo pretende reducir la conocida como "tasa rosa" hasta el 4%. Por el contrario, Alemania mantiene una cifra del 19%, una cifra que supera la media de los países occidentales.