A pesar de que los datos más recientes proceden de EEUU, el problema esencial es perfectamente extrapolable a España: la población de garrapatas puede dispararse este año en el país americano, y el cambio climático colaboraría a que esto suceda, tanto en EEUU como en el resto del mundo.

Noticias relacionadas

Según se hace eco Motherboard, en la zona del estado de Mississippi y al oeste del mismo, la población de garrapatas tiene peligro de dispararse durante este verano gracias a una cadena de acontecimientos formada por tres factores: robles, bellotas y ratones de patas blancas.

El peligro de las garrapatas 

Resulta que, cada dos a cinco años, los robles entran en la llamada "temporada de las bellotas", lo cual implica que aparecen muchas más bellotas de lo normal alrededor de dichos árboles. El motivo no está claro, pero se sabe que en 2015 ya sucedió un fenómeno similar.

Esto provocó, a su vez, que en el verano de 2016 todas estas bellotas otorgasen mucho alimento a los ratones de patas blancas en muchas regiones donde existen poblaciones de garrapatas. Dicha especie de roedor es un importante huésped para un tipo de bacteria, la Borrelia burgdorferi, el microorganismo causante de la enfermedad de Lyme, una infección que puede dar lugar a problemas articulares, musculares, cardíacos y neurológicos a largo plazo si no se descubre y trata a tiempo.

La población de los ratones de patas blancas han ido en aumento durante el pasado verano, siendo el mayor aumento en treinta años. A su vez, los ratones han proporcionado mucho alimento a las garrapatas -ellos son un importante huésped para estos insectos-, y por tanto también han proporcionado un aumento del riesgo de transmisión de las enfermedades que transportan las mismas.

Un ratón de patas blancas portador de la enfermedad de Lyme puede infectar al 95% de las garrapatas que se adhieran a él; asimismo, uno de estos ratones puede tener hasta 100 garrapatas en su cuerpo.

¿Qué implica esto para los seres humanos? Según los estudios, si aumenta la población de roedores también se produce un aumento directamente proporcional de las infecciones por enfermedad de Lyme en los seres humanos durante el año siguiente. Y las garrapatas son el vector intermediario: a más ratones, más garrapatas y más riesgo de infección por Borrelia burgdorferi con la enfermedad de Lyme.

Las garrapatas en España

En España la situación es un poco diferente al país norteamericano. En nuestra zona las garrapatas también son el vector de la enfermedad de Lyme, pero a una escala menor; las bacterias que más se detectan en estos insectos son las pertenecientes a la especie Rickettsia, no menos importante que la B. burgdorferi

Entre las diversas enfermedades que puede transmitir esta bacteria, en la zona del mediterráneo destaca la Fiebre Botonosa Mediterránea, causada por la Rickettsia conorii.

Los expertos sugieren que la mejor opción es permanecer vigilantes frente a la situación. A pesar de que en España no existen grandes zonas de garrapatas como en Estados Unidos, es conveniente estar alerta, pues el cambio climático podría cambiar las cosas. Es aconsejable evitar la hierba alta y proteger adecuadamente a los perros frente a garrapatas y otros insectos como pulgas, ya que en nuestro medio el mayor reservorio de garrapatas son estos animales.