Más de 110 países todavía no tienen regulaciones contra las grasas trans producidas industrialmente presentes en los alimentos, lo que significa que 5.000 millones de personas están "en riesgo de exposición" a este compuesto tóxico, según un informe publicado este miércoles por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Noticias relacionadas

De acuerdo con las cifras de la OMS aportadas en este documento, el primero que cuantifica el progreso realizado en la eliminación de las grasas trans, estos compuestos causan aproximadamente medio millón de muertes cada año.

Sus datos muestran beneficios "inmediatos y duraderos" para la salud cuando las grasas trans producidas industrialmente se eliminan del suministro de alimentos."Eliminar las grasas trans artificiales es una de las maneras más simples y efectivas de salvar vidas y crear alimentos más saludables. El progreso en la eliminación de las grasas trans ha sido desigual. No hay excusa para retrasar las medidas que eliminen las grasas trans", explica el presidente y CEO de la asociación Resolve to Save Lives, Tom Frieden.

El informe detalla que seis países han restringido la producción industrial de grasas trans desde 2018, y otros 24, entre ellos la Unión Europea, han adoptado recientemente reglamentos sobre las grasas trans, que entrarán en vigor en los próximos dos años.

Además, también muestra que la mayor parte de la acción política contra las grasas trans se ha llevado a cabo en países de altos ingresos. Ningún país de bajos ingresos y solo tres de ingresos medios-bajos (India, Kirguistán y Uzbekistán) tienen políticas de grasas trans."El impulso para la eliminación de las grasas trans producidas industrialmente está creciendo, con casi un tercio de la población mundial en 28 países ahora protegida de sus daños. Pero más de dos tercios de la población mundial carece de protección contra las grasas trans industriales en sus alimentos. La OMS está dispuesta a apoyar los esfuerzos de eliminación en los demás países. Aceptamos los compromisos de la industria de reformular y eliminar las grasas trans de sus productos", ha comentado al respecto el director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

La Unión Europea aprobó reglamentos de mejores prácticas para eliminar las grasas trans producidas industrialmente en los alimentos para el año 2021. Además, las compañías de alimentos de la Alianza Internacional de Alimentos y Bebidas se han comprometido a eliminar estos compuestos de todos sus productos a nivel mundial para el año 2023.

La OMS insta a que se tomen medidas contra las grasas trans producidas industrialmente en los países, los organismos regionales y la industria. "Cuando las grasas trans producidas industrialmente se eliminen finalmente del suministro mundial de alimentos, salvarán millones de vidas, serán el primer factor de riesgo para una enfermedad no transmisible que se haya eliminado y demostrarán que es posible lograr progresos sustanciales en la lucha contra las enfermedades no transmisibles", reivindican.