Mayo se estrena este fin de semana con tiempo algo inestable, chubascos en el norte, este, centro y Baleares y temperaturas frescas hasta el domingo, cuando subirán los termómetros y el ambiente se volverá más seco y soleado, hasta alcanzar el próximo miércoles los 30 grados en puntos del sur.

Noticias relacionadas

Las predicciones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) señalan que la inestabilidad atmosférica que nos ha acompañado esta semana continuará el sábado, cuando podrían producirse algunos chubascos localmente fuertes en el norte, este y centro peninsular, así como en Baleares.

La alerta amarilla queda limitada sábado a Cataluña, la única comunidad donde se espera que llueva hasta el mediodía, sobre todo en el interior, y con riesgo de que se alcancen de nuevo hasta 20 litros por metro cuadrado de precipitación en una hora.

A partir del domingo 2 de mayo un anticiclón se situará sobre España y dejará un ambiente en general seco y soleado, con temperaturas en ascenso que a mediados de la próxima semana harán subir los termómetros hasta los 30 grados en puntos de la mitad sur.

De momento, el sábado se seguirá formando nubosidad de evolución diurna que dará lugar a chubascos que podrían ser localmente fuertes y acompañados de tormenta en amplias zonas de la Península y en el archipiélago de Baleares.

Es posible que en ocasiones en esos mismos puntos se produzcan granizadas e incluso existe la probabilidad de que en las montañas de la mitad norte nieve a partir de tan solo unos 1.200 a 1.400 metros de altitud.

Las temperaturas bajan en el interior peninsular, de manera que las diurnas serán algo frescas para la época del año -entre 5 y 10 grados inferiores a lo normal- en la mitad norte y tan solo se alcanzarán los 20 grados en puntos del valle de Guadalquivir y del sureste.

El domingo, volverán a formarse nubes de evolución en zonas de montaña del centro, norte y este y podrán producirse algunos chubascos, pero en general serán mas débiles, ocasionales y dispersos que en jornadas anteriores y sólo se espera que sean fuertes en Cataluña, donde todavía podría haber acumulaciones de agua fuertes, por lo que la Aemet aconseja extremar la precaución en esa zona.

En el Cantábrico lloverá durante la primera mitad del día pero irá cesando conforme avance la jornada, mientras que las temperaturas diurnas comenzarán a subir, especialmente en el noroeste de la Península y mitad sur, pero aún predominará el ambiente fresco para la época en zonas de montaña y puntos de la Meseta norte y podría incluso helar débilmente por la noche.

En Canarias el fin de semana transcurrirá con intervalos nubosos, más abundantes en el norte de las islas de mayor relieve con algunas lluvias débiles en general.

La estabilización del tiempo que comenzará el domingo próximo continuará el lunes 3 y a lo largo de la primera mitad de la semana, con predominio de las altas presiones en superficie en toda España que traerán intervalos nubosos en las áreas cantábrica, mediterránea y en Canarias, con posibilidad allí de alguna precipitación débil y aislada.

En el resto del país en general habrá cielos poco nubosos y un ascenso notable de los termómetros, el lunes de hasta 8 grados más que el domingo en amplias zonas de la mitad norte, y el martes en el este peninsular, mientras que el miércoles se espera que la subida más acusada de las temperaturas se produzca en el sureste.

A modo de ejemplo, la Aemet informa de que en Madrid se podría pasar de los 15 grados de máxima el sábado a 22 grados el martes 4, jornada electoral en esa Comunidad, o a 24 grados el miércoles 5.

En Zaragoza el termómetro pasaría de 18 grados el sábado a 26 el martes y miércoles próximos; en Sevilla, de 22 grados previstos para mañana a 29 el martes y a 31 el miércoles, mientras que en Barcelona los marcadores estarán más estables y oscilarán entre los 18 y 20 grados los próximos cinco días.

En general la Aemet pronostica que a mediados de la próxima semana tendremos un ambiente más templado de lo normal para la época en la mayor parte de la Península, salvo a orillas del Mediterráneo donde la presencia de nubes y las brisas harán que el tiempo sea algo más fresco.

A partir del jueves 6, es probable que se aproximen frentes atlánticos que de nuevo traerán inestabilidad al noroeste y norte peninsular con probabilidad de precipitaciones sobre todo en Galicia y es posible que el próximo fin de semana afecten también al Cantábrico y a otros puntos del extremo norte, acompañado todo ello de viento intenso en esas zonas. Las temperaturas bajan en la mitad occidental el jueves y en la oriental el viernes, con tendencia a recuperarse en todo el país durante el fin de semana.

En Canarias durante la segunda mitad de la semana se espera que continúen los intervalos nubosos acompañados de precipitaciones en general débiles en el norte de las islas de mayor relieve.

El tiempo de mayo

Según Samuel Biener, experto de Meteored, durante la primera mitad de mayo las altas presiones, que durante las últimas semanas han estado situadas entre Groenlandia y Centroeuropa, acercando a nuestro país las borrascas atlánticas, van a perder fuerza. Esto permitirá que volvamos a tener días de grandes claros y con temperaturas normales para la época.

Durante la segunda quincena se espera que las altas presiones se refuercen en la zona de las Azores y la Península. En algunas zonas como AndalucíaExtremadura, el sur de Castilla-La Mancha y en el archipiélago canario, las temperaturas podrían superar en 1,5 ºC la media histórica a final de mes.

El mes de mayo se caracteriza por ser uno de los más lluviosos en el Pirineo catalán, el valle del Ebro, el Sistema Ibérico, algunos puntos de las Béticas y la parte sur de la Meseta Norte. Por tanto, no sería de extrañar que los chubascos tormentosos aparecieran con regularidad en estos territorios, tal y como indica el modelo en el que basan sus pronósticos los expertos de Meteored.

Durante la primera mitad del mes de mayo, zonas como el noroeste peninsular, el Cantábrico Oriental, puntos de la mitad este y el archipiélago Balear, presenciarán chubascos más abundantes de lo normal. En la segunda mitad, las precipitaciones podrían situarse por debajo de la media en Extremadura, el oeste de Castilla y León, la Cordillera Cantábrica y el Sistema Central, así como en zonas próximas. Frente a esta escasez de lluvias, Canarias sí podría albergar precipitaciones en la recta final de la primavera climatológica.