La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha anunciado este lunes que no descarta una segunda ola de calor en los próximos días, después de que los termómetros hayan dado una ligera tregua a las tórridas temperaturas de las últimas jornadas, en las que se han alcanzado en el país hasta 45,7 grados.

Noticias relacionadas

"El próximo fin de semana, probablemente se mantengan los termómetros en valores muy altos y no se descarta la posibilidad de que se superen los umbrales de intensidad, extensión y duración de las altas temperaturas necesarias para hablar de ola de calor, algo que anunciaremos en caso de que dicha posibilidad se confirme", ha adelantado el portavoz de la Aemet Rubén del Campo.

La ola de calor de los últimos días, la primera de este verano, ha dejado registros de temperaturas, tanto máximos como mínimos muy elevados, "tanto de día como de noche", y tras un ligero respiro en esta jornada, volverá el calor intenso, ha afirmado el responsable de la Aemet.

Entre los valores máximos más altos destacan los más de 44 grados el sábado pasado en el Valle del Guadalquivir y en el interior de Murcia en donde se llegó a los 44,4 grados en Zarcilla de Ramos, en Lorca.

El domingo, las temperaturas más elevadas se alcanzaron en la provincia de Málaga, como consecuencia del viento Terral, que sopla del interior a la costa y que, en su descenso hasta el litoral sufre un fuerte calentamiento al pasar por montañas, de modo que en muchas estaciones malagueñas se superaron ese día los 40 grados.

En la propia capital se alcanzaron 43,7 grados, y se quedó a medio grado del récord absoluto, mientras en la localidad de Vélez-Málaga se alcanzaron 45,7 grados, la temperatura más alta en esta estación desde que existen registros, además del valor más alto de temperaturas en España en lo que va de verano.

Las noches también han sido especialmente calurosas, sobre todo en Andalucía, en la región de Murcia y en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla; en ciertos puntos no se bajó de los 27/28 grados en la misma jornada.

Noches muy calurosas

En Melilla, el domingo la temperatura mínima o momento más frío de la jornada fue de 31,8 grados, lo que supone un récord para la estación, y la cuarta temperatura mínima mas elevada jamás alcanzada en la red principal de la Aemet en España, por detrás tan solo de los 33,2 grados de Almería en verano de 2001 y los 32,2 de Lanzarote y 31,9 en Tenerife sur en julio de 2007.

Además, el día anterior, el sábado, Melilla también había batido su récord de temperatura máxima para un mes de agosto, con 39,9 grados. En el tercio norte peninsular, el fin de semana ha sido más fresco que en el resto, y se han registrado algunas lluvias débiles y tormentas.

En esta zona subirán este lunes los termómetros aunque bajarán prácticamente en todo el resto del país, principalmente en el sur de Andalucía y en el interior sureste peninsular, aunque en el Valle del Guadalquivir e interior de Málaga se podrán rozar de nuevo los 40 grados.

Por otra parte, se han registrado tormentas esta madrugada en el litoral y prelitoral de Cataluña, con chubascos de intensidad fuerte, y en Barcelona se han recogido 18 litros por metro cuadrado en solo una hora.

A lo largo de la jornada de hoy podrán repetirse estos chubascos en Cataluña, y también podrían afectar a la región valenciana, a la de Murcia y archipiélago balear.

Este ambiente algo más fresco continuará el martes, aunque ese día comenzaran a subir de nuevo los termómetros por el oeste, y a partir del miércoles el ascenso térmico se ira desplazando por toda la península y Baleares, y la subida será muy notable en el norte del país, de hasta ocho grados respecto al día anterior, que se mantendrá en días posteriores.

A partir del jueves, "podemos hablar de un nuevo episodio cálido que dejará temperaturas entre cinco y diez grados por encima de lo normal en la mayor parte de España, al menos hasta el sábado, y se superarán los 35 grados en amplias zonas de la península y Baleares, y los 40 en los valles de los grandes ríos", según el portavoz de la Aemet.