Más de un centenar de ONG, incluidas algunas españolas, han lanzado la campaña 'No te comas el bosque' en la que piden a la Unión Europea que apruebe una legislación "firme", "vinculante y estricta" que contribuya a frenar la importación de alimentos y otros productos que se hayan cultivado en bosques y selvas deforestados y que son una de las causas de los grandes incendios que se producen en estas masas arbóreas.

Noticias relacionadas

De esta manera, reclaman a la Comisión Europea que aborde su responsabilidad frente a la deforestación mundial y garanticen que nada de lo que se consuma en Europa contribuya a destruir bosques, ecosistemas o viole los derechos humanos de sus poblaciones.

Así, instan a los ciudadanos europeos a aprovechar la oportunidad para salvar la Amazonía mediante una consulta pública de la Comisión Europea. En la actualidad, los incendios intencionados que afectan al Amazonas tienen principalmente el objetivo de cambiar el uso del suelo y dar paso a una agricultura industrial de gran escala, entre otras causas, para dar respuesta a la demanda de la Unión Europea de productos básicos que se cultivan en terrenos que ocupan lo que antes eran bosques.

La campaña ha sido lanzada por WWF, Greenpeace, SEO/BirdLife, ClientEarth, Conservation International, Environmental Investigation Agency y Wildlife Conservation Society, que apoyadas por un centenar de organizaciones piden a la Comisión Europea una ley que evite la deforestación para producir de forma insostenible productos como soja, aceite de palma, cacao, café o carne.

Así, apelan a los ciudadanos europeos a participar en la consulta pública que realiza la Comisión Europea para impulsar una ley rigurosa que evite la entrada en el mercado europeo de productos relacionados con la deforestación, los incendios forestales, la destrucción de la naturaleza y las violaciones de los derechos humanos.

Según estas ONG, a escala mundial la Unión Europea es responsable de más del 10% de la deforestación generada para cultivar en tierras que antes eran bosques productos como soja, aceite de palma, pastos para carne, café o cacao.

La coordinadora de SEO/BirdLife, Ana Carricondo, ha denunciado que no se puede tolerar que el consumo por parte de europeos de productos básicos esté "directamente vinculado a la destrucción de los bosques del mundo". "Tenemos que pedir a la UE que asegure que nuestra cesta de la compra está libre de deforestación", ha reclamado.

Por su parte, el director de conservación de WWF España, Enrique Segovia, ha destacado que los bosques y otros ecosistemas del mundo son una "protección esencial contra el colapso climático, las pandemias y la pérdida de la biodiversidad, pero el consumo de la UE está mermando esta labor protectora, poniéndonos a todos en peligro".

"Por suerte, estamos a tiempo de salvar el futuro de nuestros bosques y de otros ecosistemas esenciales para nuestra supervivencia. Instamos a la UE a que apruebe una ley estricta para mantener fuera de nuestros mercados productos vinculados a la deforestación y destrucción de la naturaleza", concluye.

Nueva legislación

En la actualidad, la deforestación es la segunda mayor responsable de emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo. El 80% de esa deforestación se debe a la agricultura intensiva que arrasa los bosques para producir en el mismo suelo productos como la soja, la carne de vacuno y el aceite de palma. Estos productos acaban en el mercado europeo y en la cesta de la compra.

La Comisión Europea se ha comprometido a proponer una nueva legislación para abordar la deforestación en 2021. Pero para evitar trasladar la destrucción de los bosques a otros hábitats naturales de igual importancia, las ONG subrayan que también se deben proteger los pastizales, las sabanas y los humedales.

Al mismo tiempo, proponen que la ley también proteja los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades locales, que son los administradores reconocidos de sus tierras y cuyo conocimiento es "crucial" para prevenir la pérdida de biodiversidad. "Detener la deforestación no será posible sin ellos", afirman las ONG en la campaña.