Madrid alberga entre los días 2 y 13 de diciembre la XXV Cumbre del Clima, el foro político más importante a nivel internacional para hacer frente a los problemas derivados del cambio climático. Una edición que, en un principio iba a celebrarse en Santiago de Chile, pero que debido a las revueltas sociales y la inestabilidad que vive el país sudamericano se ha trasladado de urgencia a la capital de España.

Noticias relacionadas

Se espera que en esta decisión se tomen algunos acuerdos importantes, ya que se sitúa en la antesala de la activación del Acuerdo de París que se llevará a cabo el próximo año 2020. Por tanto, hay una serie de objetivos fundamentales que están sobre la mesa y a los que ya se les está prestando la debida atención.

"Tiempo de actuar", el lema de la Cumbre

La XXV Cumbre del Clima llega con el lema Tiempo de actuar. Un título que ya deja entrever uno de los principales objetivos de este evento: abrir un nuevo ciclo en el que la negociación climática internacional dé paso a una nueva fase de acción para combatir la emergencia climática en la que se halla el planeta.

La cumbre del cambio climático 2019 va a tratar de poner énfasis en los objetivos del Acuerdo de París, un acuerdo que se activará el próximo año en la cumbre que se desarrollará en Glasgow y en donde los diferentes gobiernos rendirán cuentas por primera vez sobre sus planes nacionales presentados para reducir los gases de efecto invernadero.

El Acuerdo de París deberá estar vigente en enero del 2020

Precisamente, el gran objetivo de esta cumbre del clima 2019 en la capital de España es tratar de ser la más ambiciosa en materia de reducción de emisiones a la atmósfera. Ser la antesala del Acuerdo de París supone recordar y subrayar los grandes objetivos de este acuerdo:

  • La temperatura media del planeta en 2100 no superará los 2 grados centígrados con respecto a los niveles preindustriales.

  • Planes de reducción voluntarios presentados por la mayoría de los países.

  • Cada 5 años los países deberán revisar sus planes de reducción para renovarlos al alza.

Si bien la primera parte de esta cumbre será de carácter técnico, en la segunda semana se llevará a cabo el tramo ministerial, momento en el cual se darán cita numerosos jefes de Estado y ministros responsables del cambio climático de cada país. Serán concretamente los días 10 y 11 de diciembre cuando los jefes de Estado y ministros negocien los diferentes acuerdos.

La XXV Cumbre del Clima es, sin duda, una de las más importantes habida cuenta de que el próximo Acuerdo de París tiene que estar plenamente vigente en enero del 2020. Así pues, el objetivo principal de esta cumbre se basa en la búsqueda de garantías para poner en marcha dicho acuerdo con la entrada en vigor de las medidas nacionales.