Los días de montar el pesebre en camiseta terminan hoy. La rebequita y el paraguas se agitan de nuevo en el armario. El anticiclón situado sobre la Península que nos ha permitido disfrutar de un espléndido Puente de la Constitución emprende su rumbo hacia Europa del norte, dejando la vía expédita a las borrascas formadas en el Atlántico y sus frentes asociados. Y es poco probable que temperaturas máximas como los 24º C de Las Palmas, los 21º C de Murcia o los 18º C de Valencia vuelvan este año por Navidad.

Noticias relacionadas

Galicia ya ha experimentado el preámbulo de este cambio de tendencia, con alertas por temporal marítimo y lluvias desde comienzos de la semana que se han ido extendiendo al Cantábrico, Pirineos e incluso Cataluña y norte de Baleares en forma de precipitaciones ocasionales durante el miércoles. Sin embargo, será a última hora cuando entre el primero de los sistemas frontales que cancelarán el paréntesis primaveral en pleno diciembre. Este frente se tomará la jornada del jueves para regar de este a oeste la Península y las Islas.

Y donde no llueva, será porque está nevando. "La cota de nieve estará entre los 1.000 y los 1.400 metros en los Pirineos"- explica Cayetano Torres, delegado y portavoz de la Agencia Española de Meteorología (AEMET) en Madrid. "Pero puede descender a los 800 metros en zonas del norte peninsular". Esto implica que ciudades como León, Burgos, Teruel, Segovia o Ávila pueden ver caer algunos copos de nieve. AEMET ha emitido un aviso por rachas de viento muy fuertes, que alcanzarán los 80-90 km/h en zonas de Galicia, área Cantábrica, este, sureste y zonas altas del interior peninsular, y Baleares.

Con el frente borrascoso llega una bajada de las temperaturas "especialmente importante" en la parte oriental de la Península, precisa Torres, ya que los cielos cubiertos cancelarán el efecto anticiclónico que ha estado propiciando las temperaturas diurnas elevadas en la mitad oeste y atemperadas en el norte y el interior. Las lluvias estarán presentes de forma importante desde la tarde del miércoles en el tercio noroeste. En las siguientes 24 horas barrerán España para abandonarla por Baleares y continuar internándose en el Mediterráneo.

Viernes y sábado ofrecerán un respiro de estabilidad, pero eso es todo: una bocanada de tranquilidad antes de volver a la vorágine. Tras estas dos jornadas de transición, el domingo se presenta un nuevo frente con dirección noroeste-sureste que ya dejará nevadas en las horas finales del fin de semana en puntos como el macizo Galaico-Leonés o la cordillera Cantábrica. El lunes experimentaremos un "fuerte descenso" de las temperaturas, siendo el cuadrante noroeste el más castigado por la inestabilidad.

Y el martes toca de nuevo tomar aire aprovechando otra pausa transicional, porque entre el miércoles 19 y el jueves 20, a las puertas de Navidad y apurando las últimas cenas de empresa, un tercer frente borrascoso de origen atlántico llama a las puertas de España.

La buena noticia: la polución remite

El portavoz madrileño enmarca la situación en la normalidad para la estación: el contraste entre el bloqueo anticlónico con los "latigazos" de las borrascas invernales no es inusual para nuestro país, si bien, concede, es más propio de los meses de enero y febrero. También es el motivo por el que se producen las alertas por acumulación de dióxido de nitrógeno (NO2) y polución del aire, que motivan los protocolos contra la contaminación y las restricciones al tráfico en la capital.

Esto se debe al fenómeno de inversión térmica: en los meses de otoño e invierno con escasez de lluvias, se producen contrastes severos entre las temperaturas diurnas calurosas con las frías de la noche, lo que provoca un "efecto boina" que propicia la acumulación de NO2. Por el contrario, las precipitaciones y rachas de viento asociadas al frente atlántico contribuyen a la calidad del aire. Así, desde la delegación de Madrid de la AEMET consideran que la alerta por contaminación quedará levantada el jueves.

Esto no significa que los males del tráfico en la Comunidad de Madrid se hayan disipado por completo: se espera que haya que activar el plan de emergencia por las nevadas en la Sierra, y quienes pretendan circular por la A-1 (Autovía del Norte) y la A-6 (Autovía del Noreste) deben prestar especial atención a los avisos.

¿Qué tiempo nos espera para el resto de diciembre?

La situación camino de fin de año será de contraste, según explica Mar Gómez, meteoróloga de eltiempo.es, en su previsión mensual. "Después de un otoño en el que las precipitaciones han sido noticia en muchas zonas del país, la tendencia es a que tengamos un mes de diciembre más seco de lo normal, especialmente en el Mediterráneo, donde las lluvias se han cebado con intensidad durante los meses precedentes".

Sin embargo, en la vertiente cantábrica y gran parte de la atlántica podemos seguir contando con una Navidad pasada por agua. "Esperamos además precipitaciones más abundantes de lo normal en puntos del norte peninsular: Cantábrico, Galicia, zonas de Castilla y León e incluso también el norte de Extremadura"- explica. "Será un mes de diciembre más lluvioso de lo habitual".

En lo respectivo a las temperaturas, es de nuevo en el Levante en donde la tendencia, se confirma, está por encima de la media. "Esperamos que sean algo más cálidas de lo normal en la zona del Mediterráneo, donde esperamos esa ausencia, no total aunque sí por debajo de lo normal para diciembre, de lluvias"- ilustra Gómez. La otra cara de la moneda la encontraremos en Canarias, en donde las temperaturas en las islas estarán "ligeramente" por debajo de lo común para estas fechas.