Ecología Marcas Ñ

Innovación y sostenibilidad en el ADN de Coca-Cola

La multinacional aplica los avances tecnológicos en la gestión de sus plantas y de sus productos para seguir apostando por el bienestar del planeta, y de sus clientes.

Coca-Cola apuesta por seguir evolucionando en todas sus áreas con el fin de apoyar los objetivos de la compañía: conseguir la mejor calidad y el mejor servicio. Con esta idea se centra en varias temáticas indispensables, como son el cliente, la innovación y la tecnología, el ámbito social, y, por último, la gestión eficiente. Variables con las que esta empresa sigue desarrollándose día a día. 

Pero la gestión empresarial no es el único eje que tienen en cuenta. El medio ambiente se debe proteger desde las grandes empresas, por ello Coca-Cola dispone de planes específicos para aportar su granito de arena en este asunto. Por un lado, toma conciencia de la economía circular, reciclando los envases de sus bebidas con el objetivo de reducir la generación de residuos. Por otro, aplica las medidas necesarias para conseguir reducir las emisiones y la huella del carbono que tiene en el planeta a través de la apuesta por las renovables.

Proyectos a favor del medio

Coca-Cola ha dispuesto dos proyectos para intentar corregir su nocividad en el medio. Por un lado, han cambiado la lavadora de envases de vidrio rellenables de su planta de Tacoronte (Tenerife) por una más moderna y más eficiente. De este modo “el consumo de agua baja un 50% y en cuanto a electricidad hemos verificado una reducción del 25%”, explica el gerente de la planta, Rosendo Martín. En definitiva, una innovación que supone una mejor capacidad, eficiencia y, con ello, productividad para la fabricación de sus productos.

El otro de sus proyectos estrella pone todos sus esfuerzos en reponer toda el agua utilizada en sus bebidas. Coca-Cola dispone de manantiales que se encuentran en zonas de baja actividad humana, lo que facilita la conservación de los acuíferos. Con la vista puesta en ello realiza importantes gestos, como reponer agua a las lagunas de las que se nutre tras pasar por sus depuradoras.

Coca-Cola se nutre de manantiales en zonas de baja actividad humana.

Coca-Cola se nutre de manantiales en zonas de baja actividad humana.

Los proyectos de este tipo, explica Ana Callol, directora de responsabilidad corporativa de Coca-Cola European Partners Iberia, influyen positivamente en el entorno y aportan valor a nuestras comunidades con experiencias pioneras.

Innovación siempre presente

La innovación es la otra parte del proyecto necesaria para convertir a una empresa en una multinacional como Coca-Cola. En este apartado la marca de refrescos ha lanzado dos nuevas botellas. Una de ellas, llamada ‘Slider’, se ha convertido en la primera botella de vidrio asimétrica del mercado. La otra novedad está pensada para las familias: una botella de vidrio tradicional y reutilizable de un litro de capacidad.

“Una vez más Coca-Cola ha decidido innovar ofreciendo nuevos formatos a los consumidores que se adaptan a los diferentes momentos de consumo y ha elegido España para poner en los lineales este nuevo formato”, explica Carmen Gómez-Acebo, Gerente de Desarrollo de Canal de Consumo Futuro de Coca-Cola. “Para el nuevo formato, que incorpora un tapón de aluminio por primera vez en Europa, se ha apostado por el vidrio, por ser un material respetuoso con el medio ambiente”, continua Gómez-Acebo, lo que permite, además de la protección del medio, llevar a cabo una economía circular.

Botellas de Fanta listas para salir de la fábrica.

Botellas de Fanta listas para salir de la fábrica.

A la producción de grandes novedades debe sumarse el incremento de ventas que se produce en tiempos estivales. Los consumidores responden a las altas temperaturas del verano incrementando su consumo de bebidas refrescantes. Coca-Cola reacciona a este incremento doblando su producción en zonas como Coruña, Barcelona o Valencia y triplicándola en algunas zonas de Andalucía o en Bilbao, donde se alcanzaron durante el mes de julio los 1,7 millones de litros frente a los 600.000 habituales.

Beneficiando a la sociedad

Esta forma de adaptarse al mercado se complementa con las más de 14.000 actividades de carácter deportivo, social y cultural en las que colabora Coca-Cola. Por ejemplo, en la planta de Barcelona, tal y como detalla Sergi Ferre, Gerente de la planta de Martorelles, “colaboramos estrechamente con Ayuntamientos para coordinar la contratación de personal local, ayudar a su reinserción laboral y cubrir así las necesidades de capital humano de la planta”. También se apuesta por la creación de nuevos puestos de trabajo dentro del organigrama laboral, como la figura del “tutor de planta” o “entrenadores” que son los responsables de facilitar y enseñar el proceso a los nuevos empleados.

Trabajadora de una de las fábricas de Coca-Cola.

Trabajadora de una de las fábricas de Coca-Cola.

Con todo, Coca-Cola es, y sigue luchando por ser, una empresa que crece a nivel comercial, pero sobre todo humano. Por esto se centra en apostar por nuevos proyectos capaces de reducir la huella medioambiental, o por otros que cuidan a sus empleados y clientes desde diferentes puntos de vista (calidad, necesidad, gustos). Siempre sin olvidar las nuevas tecnologías que permiten hacer realidad muchos de estos proyectos.

'Innovación y sostenibilidad en el ADN de Coca-Cola' es un contenido elaborado con la colaboración de Coca-Cola.