Estación de respostaje de hidrógeno en Puertollano.

Estación de respostaje de hidrógeno en Puertollano. Asociación española del hidrógeno

Ecología Calentamiento global

El hidrógeno, paladín del futuro contra el cambio climático

Reino Unido estudia la posibilidad de que sustituya a los combustibles tradicionales en todos los hogares, por su baja toxicidad.

Manuel Oliva

El hidrógeno podría ser el combustible del futuro. Gracias a sus características, el gobierno británico ha elegido este gas para intentar dar un paso adelante en su lucha contra el cambio climático. El ejecutivo de Theresa May ha lanzado un proyecto para estudiar la posibilidad de introducir el hidrógeno como combustible en todos los hogares del Reino Unido.

Según un estudio de la empresa Northern Gas Networks (NGN), que colaborará en esta iniciativa, la utilización del gas en el entorno doméstico reduciría las emisiones de dióxido de carbono en un 73%. Este elemento es el principal causante del calentamiento global y de la reducción de las reservas de hielo almacenadas en los polos que regulan la temperatura del planeta.

Claire Perry, la ministra británica de Industria y Cambio climático, ha hecho hincapié en la intención de su gobierno para que Reino Unido se coloque a la cabeza de todos los países del mundo en contrarrestrar el cambio climático. Según ha afirmado, el objetivo a largo plazo es sustituir completamente la red de gas de todo el país.

Menos contaminación y más ahorro

Las calderas de hidrógeno son menos contaminantes y además reducen la factura a final de mes. Este gas, que está considerado una energía limpia, tiene un mayor poder calorífico que el gasoil u otros combustibles utilizados. Con su uso se aumentaría la eficiencia de la caldera -y también del aire acondicionado- y no es tóxico.

Según un informe realizado por la Plataforma Tecnológica Española del Hidrógeno y de las Pilas de Combustible (PTE-HPC), si en España todos los coches funcionasen con este gas se podría reducir a la mitad la cantidad de gases nocivos emitidos a la atmósfera por los automóviles. Esto supondría una disminución de las emisiones totales en torno al 20%.

Acorde a lo que dicta este informe, en el que ha colaborado el Ministerio de Economía y Competitividad, si el uso del hidrógeno como combustible se implantase a gran escala los beneficios climáticos serían enormes. Se mejoraría la calidad del aire en las ciudades y aumentaría la disponibilidad de oxígeno barato y de agua muy pura.

Limar el método de producción

Según la Asociación Española del Hidrógeno (AEH), actualmente la mayoría de hidrógeno se produce a partir de gas natural. Esto tiene sus inconvenientes, ya que este gas sí contamina y además se encuentra de forma limitada.

En el futuro se tratará de potenciar uno de los métodos alternativos, la producción a partir de agua. Mediante la electrosis, un método que a través de someter al agua a corrientes eléctricas separa las moléculas del hidrógeno y del oxígeno, se puede producir combustible de forma más sencilla y sostenible.

Situación en España

En el mundo hay actualmente unas 200 hidrogeneras o estaciones de repostaje para automóviles. En España se encuentran seis de ellas, ubicadas en Albacete, Huesca, Zaragoza, Puertollano y dos en Sevilla.

Una de ellas está abandonada. Con motivo de la Expo del agua en Zaragoza, en el año 2008, el gobierno municipal construyó una zona para repostar vehículos con hidrógeno. Actualmente se encuentra cerrada y en el año 2014 se puso a la venta por un euro, pero nadie se quiso hacer cargo de los 80.000 euros anuales que cuesta su mantenimiento.

En los próximos años se intentará fomentar más el hidrógeno como combustible para los coches. El Gobierno aprobó el año pasado por decreto ley que para 2020 España tenga el compromiso de contar con 20 hidrogeneras. De esta forma, este sector, representado por la AEH, espera que se llegue a acuerdos fructíferos para ambos.