En blanco y negro se ve la imagen en color de Madrid desde el espacio en la fotografía tomada por el satélite Sentinel-2 del sistema Copernicus de la Agencia Europea del Espacio (ESA) tras la gran nevada caída sobre la capital el fin de semana al paso de la borrasca 'Filomena'.

Noticias relacionadas

La imagen fue tomada este lunes por uno de los dos satélites que forman parte de la misión una vez ya había pasado la borrasca. Sin embargo, esta captura deja en evidencia que todavía queda mucha nieve aunque se haya pasado la borrasca, especialmente en las afueras de la ciudad.

La foto parece tomada en blanco y negro, pero sin embargo, se trata de una imagen en color real, aunque el paisaje se vea blanco debido a la mayor nevada caída sobre la región en 50 años.

En la copia facilitada por la ESA se puede apreciar cómo algunas de las pistas del aeropuerto (en la parte superior derecha de la imagen) aún siguen cubiertas de nieve, al igual que carreteras y vías de trenes, detalla la ESA en un comunicado.

Desde la ESA señalan que la principal preocupación actualmente es limpiar las vías de comunicación de la ciudad para poder abastecerla de productos básicos como alimentos y vacunas para la covid pero, señalan, que las temperaturas continúen excepcionalmente bajas a lo largo de la semana, llegando a alcanzar los -12ºC.

La misión encargada de tomar la fotografía, el Sentinel-2 de Copernicus, está formada por dos satélites con una cámara de alta resolución cada uno que fotografía la superficie terrestre en 13 bandas espectrales.

Cada cinco días ambos satélites cubren toda la superficie terrestre, las islas más grandes y las aguas costeras y continentales más cercanas al ecuador.