Sociedad

VÍDEO | Manuel Diosleguarde: "Vengo a la Feria de Salamanca con mucha ilusión, ganas y muy responsabilizado"

El novillero salmantino Manuel Diosleguarde comparte cartel, esta tarde en La Glorieta, con Antonio Grande y Diego San Román, ante utreros de El Puerto de San Lorenzo y La Ventana del Puerto

10 septiembre, 2021 09:00

El novillero salmantino Manuel Diosleguarde, que está situado en los puestos de cabeza del escalafón novilleril, llega esta tarde a la plaza de toros La Glorieta de Salamanca con la vitola de triunfador en el Circuito de Novilladas con picadores de Castilla y León tras la gran final celebrada en El Espinar (Segovia), un certamen dentro de la Liga Nacional de Novilladas e impulsado por la Junta de Castilla y León y la Fundación Toro de Lidia. Triunfo que le ha abierto la puerta de Las Ventas donde la empresa le ha ofrecido un puesto en una de sus novilladas. El Español de Castilla y León ha estado con el joven torero salmantino en un tentadero en Miranda de Pericalvo, propiedad de sus apoderados, donde ha transmitido sus sensaciones de cómo marcha la temporada.

P.- Esta tarde comparece, un año más, en La Glorieta de Salamanca.

R.- Sí, la verdad es que vuelvo a mi casa, donde me ilusiona muchísimo torear, porque es donde he nacido, donde he crecido como torero y bueno, una tarde más, pero voy con mucha ilusión, con muchas ganas y muy responsabilizado a la vez.



P.- Llega fuerte después de ese reconocido triunfo en el Circuito de Novilladas con picadores de Castilla y León.

R.- Es bueno que las cosas comienzan a centrarse otra vez. No se puede parar y de apretar todos los días. Cada tarde hay que salir a cortar las orejas, a morder y bueno, espero estar a la altura y dar lo mejor de mí esta tarde en Salamanca.



P.- ¿En qué momento llega?

R.- Creo que llego en un momento muy bueno. Estoy preparado, muy mentalizado. Y quiero que la afición de Salamanca así lo vea. Que que vea mí mi evolución y que todo mi trabajo salga reflejado.

P.- Si tuviera que describir al novillero Manuel Diosleguarde. ¿Qué diría de él?

R.- Un torero con muchas ganas. Que está buscando empezar a torear despacio y ajustarse y, sobre todo, que conecta muy rápido con el público.



P.- ¿Cómo está el mundo de los novilleros en este momento en España?

R.- La verdad es que no es una situación fácil. Hay muy pocas novilladas, cada vez se reducen más, pero por eso hay que aprovechar cada oportunidad que se nos da.

P.-¿Le ve futuro a este espectáculo?

R.- Sí, porque la gente acude a los toros y, sobre todo, la gente joven que genera afición. Yo le sigo viendo futuro al mundo de los toros.



P.- ¿Qué pasó el otro día en una novillada que toreaba usted, donde aconteció algo que no hace ningún favor a la fiesta de los toros? Los profesionales  se manifestaron el pasado domingo en Villaseca de la Sagra denunciando que la organización del Alfarero de Oro incumplía el convenio taurino al ofrecer una reducción de los honorarios de las cuadrillas,

R.- La verdad es que yo no estoy muy enterado. Fui allí a torear y me debo a una Unión de Toreros que fueron los que hablaron por mí, y se decidió no tolerar la novillada, porque por convenio no se pagaban los honorarios.

Sí, muchas veces se dice que es desde dentro donde se destruye la fiesta. Pero bueno, son los menos casos que se producen. Para mí, lo importante es torear y que la gente acuda a las plazas.



P.- ¿Si se pone a mirar atrás, a la Salamanca de grandes figuras, con quien se asemejaría, a pesar de que nadie es igual a nadie?

R.- La verdad es que yo tengo que hablar de El Niño de la Capea. Es una persona muy cercana a mí, que desde mis inicios siempre me ha ayudado mucho, he ido bastantes días a su casa a tentar y, además, me da muchísimos consejos que me han servido a lo largo de mi carrera.

P.- Finalmente, ¿la alternativa, para cuándo?

R.- Es algo que ahora mismo no he pensado. Pero si está en mi cabeza. Espero que las cosas salgan como yo quiero esta temporada y el año que viene, ya será el salto al escalafón superior.

Exquisito y largo muletazo a una buena vaca de Miranda de Pericalvo./ FALCAO