Sociedad

“El futuro de la movilidad pasa por dejar los centros urbanos para los ciudadanos, no para los coches”

Mario Martín, miembro del galardonado equipo vallisoletano ‘TwizyLine’, valora los retos de la sostenibilidad y el nacimiento del proyecto finalista del concurso ‘Twizy Contest Renault’

1 agosto, 2021 09:00

Juegos Olímpicos. Sueños de oro, coronas de laurel y aplausos copan la mente de los centenares de atletas que se congregan, una vez cada cuatro años, para deleitar a propios y extraños con récords, sonrisas y éxitos. Durante la Olimpiada, los cuatro años que transcurren entre edición y edición -que serán tres hasta París 2024, tras celebrarse los de Tokio un año más tarde a causa de la crisis sanitaria-, surgen innumerables proyectos de cara a implementar diversos aspectos, tales como la seguridad de deportistas y espectadores, la sostenibilidad o la movilidad. Uno de los proyectos relacionados con este último aspecto nació en Valladolid, a finales de 2019, de la mano de cuatro estudiantes de la Universidad de Valladolid, con el fin de, a través del coche eléctrico, crear una nueva plataforma de ‘carsharing’.

El proyecto, ‘TwizyLine’, fue creado por Samuel Pilar, graduado en Ingeniería de Tecnologías de Telecomunicación, Adrián Mazaira e Ignacio Royuela, graduados en Ingeniería de Tecnologías Específicas de Telecomunicación y Mario Martín, graduado en Periodismo, tutelados por el profesor de la UVa Juan Carlos Aguado.

‘TwizyLine’ consiguió el ansiado premio nacional del concurso ‘Twizy Contest Renault’, tras ser propuesto de cara a la población universitaria. “El equipo tan diverso, donde estamos tres ingenieros y un periodista, nace tras la oferta del tutor, Juan Carlos Aguado, a tres de sus estudiantes a quienes consideraba suficientemente preparados como para desarrollar una idea de semejante calibre, al que yo me uní tras ver necesaria la figura de un periodista para implementar la comunicación”, explica Mario Martín, un periodista vallisoletano que, desde Las Delicias, soñó con una movilidad más sostenible no sólo para los próximos Juegos Olímpicos, sino para un “planeta que necesita ser cuidado”.

“No fue sólo un proyecto presentado para el concurso sino que, además, fue el Trabajo de Fin de Grado de cada uno de los componentes del equipo, qué mejor manera de acabar nuestra formación que con una idea que puede ayudar salvar el planeta”, valora Martín sobre la necesidad de concursos de este calado, para “concienciar al mundo sobre la necesidad de reducir la contaminación”.

Cabe destacar que el concurso nacional que ganaron los cuatro de Valladolid fue en la primera edición que se presentó en España, algo que ha hecho que la participación aumente de manera ostensible en la de este año. No obstante, el año en el que finalizaron como segundos, a nivel mundial, alcanzaron la final junto con otros seis equipos, tras haber sido elegidos por delante de otros setenta. Grupos de Brasil, Turquía, Colombia, Rumanía, Rusia y Francia acompañaron a los tres ingenieros y el periodista a la gran final.

El responsable de la vertiente relacionada con la comunicación puntualiza que, como tal “no se idea un nuevo ‘carsharing’ sino que se vende tecnología para un funcionamiento con ese sistema, mediante un proyecto conjunto con alguien ya asentado en el mercado”. Así, el equipo de Valladolid propone toda la tecnología necesaria para afrontar los parkings, con bandas magnéticas que transporten los vehículos de manera autónoma, una vez el usuario haya dejado el coche en la zona indicada. “Es el coche el que ‘decide’, una vez ha sido dejado por el usuario, si necesita acudir al punto de carga, en función de su batería, para que, cuando alguien solicite uno de nuevo, acuda hasta el punto indicado con la carga completa al 100%”.

A título personal, además de haber podido acceder a la marca francesa de Renault como becario y continuar con su formación a la vez que se asienta en el mercado laboral, Mario Martín se congratula de haber podido “hablar con Óscar Puente, alcalde de Valladolid, así como con Charo Chávez y Luis Vélez, concejales de Innovación y de Movilidad, respectivamente, para presentarles el proyecto, proyectar el propio anuncio en el Autocine de Castilla, en el estadio José Zorrilla, con una afluencia diaria superior a las 200 personas”, entre otros hitos que parecían “impensables”.

“No acabamos en Renault, seguimos moviéndonos en concursos de muchos otros grupos, con un sinfín de puertas, para nosotros y para nuestra idea, que vamos derribando día a día”, se jacta Martín. Además, también colaboran con otros grupos de emprendedores, como 'Verde Agua', que aporta soluciones para la sostenibilidad del planeta y el uso adecuado de sus recursos.

Por último, sobre el futuro del ‘carsharing’, revela lo “pertinente” que es abordar los próximos pasos que debe tomar “en territorios deshabitados o despoblados de, por ejemplo, Castilla y León, para solucionar problemas como los eternos desplazamientos que han de afrontar los habitantes de estos pequeños pueblos para ir a la escuelo, a adquirir bienes o a solucionar cualquier necesidad”.

Una reflexión que sobrevuela toda la conversación es la del símil entre el fin de los coches en los centros urbanos con el de la prohibición del consumo de tabaco en los interiores de la hostelería. “Iba a ser la ruina para todos, y no pasó nada, aquí el reto es que la movilidad permita almacenar muchos coches eléctricos en sitios pequeños para que el territorio urbano sea para los ciudadanos, en un futuro ecológico y conectado, sin el coche personal, en un ecosistema más solidario”.