Sociedad Un guardia civil leonés, que ejerce en Navarra, y que tiene conocimientos de socorrismo acuático, rescató este domingo a una mujer de 56 años, vecina de San Sebastián, que se estaba ahogando en la playa de Ondarreta (Gipuzkoa), según informaron fuentes oficiales.Los gritos de varias personas pusieron en alerta al agente, que se encontraba fuera de servicio disfrutando de un día de playa junto a su mujer e hijos, y que no dudó no dudó en lanzarse al agua y nadar 200 metros hasta llegar al punto donde se encontraba la mujer flotando, ya sin conocimiento, por lo que rápidamente procedió con las maniobras técnicas hasta llevarla de forma segura a la orilla del mar.Una vez en la playa, de forma coordinada junto al equipo de socorrista, se hizo una primera valoración de su estado y se observó que tenía el pulso muy débil y casi si no presentaba respiración, llegando a hiperventilar en algunos momentos.Junto a un grupo de sanitarios, que al igual que el agente de la Guardia Civil, se encontraban de ocio en la playa, le practicaron las maniobras de Reanimación Cardiopulmonar (RCP) hasta la llegada de los servicios médicos de urgencia, los cuales se hicieron cargo de la situación y procedieron al traslado de la mujer rescatada al Centro Hospitalario de San Sebastián, con carácter reservado.

Un guardia civil leonés fuera de servicio salva la vida a una mujer a punto de ahogarse en la playa de Ondarreta

13 julio, 2021 18:57

Un guardia civil leonés, que ejerce en Navarra, y que tiene conocimientos de socorrismo acuático, rescató este domingo a una mujer de 56 años, vecina de San Sebastián, que se estaba ahogando en la playa de Ondarreta (Gipuzkoa), según informaron fuentes oficiales.

Los gritos de varias personas pusieron en alerta al agente, que se encontraba fuera de servicio disfrutando de un día de playa junto a su mujer e hijos, y que no dudó no dudó en lanzarse al agua y nadar 200 metros hasta llegar al punto donde se encontraba la mujer flotando, ya sin conocimiento, por lo que rápidamente procedió con las maniobras técnicas hasta llevarla de forma segura a la orilla del mar.

Una vez en la playa, de forma coordinada junto al equipo de socorrista, se hizo una primera valoración de su estado y se observó que tenía el pulso muy débil y casi si no presentaba respiración, llegando a hiperventilar en algunos momentos.

Junto a un grupo de sanitarios, que al igual que el agente de la Guardia Civil, se encontraban de ocio en la playa, le practicaron las maniobras de Reanimación Cardiopulmonar (RCP) hasta la llegada de los servicios médicos de urgencia, los cuales se hicieron cargo de la situación y procedieron al traslado de la mujer rescatada al Centro Hospitalario de San Sebastián, con carácter reservado.