Sociedad

Castilla y León contará con una nueva UCI de aislamiento de alto nivel

21 mayo, 2021 13:05

La Junta de Castilla y León comienza las obras para la construcción de la primera Unidad de Aislamiento de Alto Nivel (UAAN) de la Comunidad. Este proyecto cuenta con un presupuesto de 2.786.552 euros y se va a llevar a cabo en el Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid. Además, la adquisición del equipamiento que requiere la unidad para su puesta en marcha (respiradores, cabeceros, equipos de monitorización, camas, etc) ha supuesto una inversión de más de 1,2 millones de euros.

Este nuevo servicio se crea con la finalidad de contar con una UCI con capacidad para proporcionar aislamiento máximo a los enfermos. A la vez que se garantiza también un nivel muy elevado de seguridad para los trabajadores que les atienden.

Tras el virus SARS-CoV-2, la Comunidad está trabajando en un plan global autonómico para hacer frente a la aparición de nuevos gérmenes de alta contagiosidad y letalidad. Y, dentro del mismo, se incluye la construcción de esta UAAN. La necesidad de este proyecto estriba en las alertas de salud pública Nucleares, Biológicas, Químicas y Radiológicas (NBQR) que cada vez están más presentes en nuestra sociedad y que suponen un riesgo muy elevado para los ciudadanos; y cuyo abordaje precisa tanto de acciones coordinadas, como de infraestructuras especiales para hacerlas frente.

La Covid-19 no es la primera patología de estas características a la que ha tenido que hacer frente Castilla y León. En los últimos años el Sistema de Salud Regional ha tenido que trabajar también con otros gérmenes potencialmente dañinos de estas características como, por ejemplo, la Fiebre Hemorrágica de Crimea Congo, el ébola, el virus MERS o la Gripe A. Asimismo hay que tener en cuenta que el mundo globalizado en el que vivimos facilita la aparición de epidemias causadas por este tipo enfermedades, por lo que debemos estar preparados para enfrentar en el futuro más inmediato los retos que se nos planteen a este respecto.

Por lo tanto, en este contexto es imprescindible la creación de infraestructuras de aislamiento de alto nivel como la que ya se está construyendo. Esta Unidad contará con una superficie total de 813 metros cuadrados y dispondrá de una decena de puestos de atención de pacientes.

La UAAN contará con soluciones de infraestructuras e ingeniería que garanticen la seguridad de los trabajadores que allí ejerzan, aún en los casos más graves de contagiosidad; a la vez que se segura la mejor atención posible para los usuarios. Y en ella se podrá atender a personas con diferentes grados de gravedad, incluyendo aquellos que requieran medidas de soporte vital y sistemas de oxigenación extracorpórea.

Para cumplir con sus objetivos, esta Unidad de Cuidados Intensivos especial dispondrá de sistemas especiales de acceso a las instalaciones, que la convertirán en un recinto totalmente estanco. Tales como son cuatro esclusas activas que impedirán el paso de elementos de una zona a otra por medio del barrido de aire que se producirá entre la apertura de las puertas. Asimismo, existirá un acceso de incorporación directa desde el exterior, que facilitará la entrada de pacientes directamente desde la calle, sin tener que atravesar ninguna otra dependencia del hospital.

Los profesionales entrarán en la UCI a través de una zona de vestuario, en la que podrán colocarse de manera segura los Equipos de Protección Individual (EPIs). Y existirán sistemas de regulación de presión individual en cada uno de los boxes. También se dispondrá de medidas de descontaminación química para los trabajadores, un alto grado de ventilación y sistemas avanzados de filtrado del aire.

Los elementos interiores serán hidrófugos y toda la estructura arquitectónica estará diseñada para facilitar las tareas de limpieza y desinfección. Dos de los puestos de atención de usuarios contarán con aseo incorporado y habrá otros dos con presión positiva, para su uso por parte de pacientes inmunodeprimidos.

Finalmente hay que señalar que la Unidad ofrecerá una asistencia multidisciplinar en la que estarán implicados profesionales de diferentes servicios como enfermedades infecciosas, microbiología, o medicina preventiva, entre otros.  Y se convertirá en un centro de referencia en nuestra Comunidad, al que acudirán todos los casos de alertas NBQR de alta contagiosidad de Castilla y León que se considere necesario atender en ella.

El Hospital Universitario Río Hortega ya pertenece a la ‘Red nacional de hospitales para la atención de Enfermedades Infecciosas de Alto Riesgo (EIAR)’. En ella se incluyen 25 unidades hospitalarias, 24 designadas por las comunidades autónomas y el Hospital Central de la Defensa 'Gómez Ulla' situado en Madrid.