Sociedad

Condenado a nueve meses de prisión por romper a otro la nariz y fracturarle un dedo y un diente durante una pelea en Valladolid

11 mayo, 2021 11:16

La Audiencia de Valladolid ha impuesto una pena de nueve meses de cárcel a un varón, cuya identidad responde a las iniciales J.L.C.F, tras declararse culpable de haber dado a otro una paliza en diciembre de 2019 y causarle distintas lesiones, entre ellas la fractura de la nariz y de un diente.

La condena ha sido anunciada 'in voce' por el magistrado que presidía el tribunal, después de que el encausado, su defensor y los representantes de las acusaciones pública y particular llegaran a un acuerdo que ha permitido reducir la pena, de casi cuatro años, tal y como solicitaba el fiscal, hasta los citados nueve meses de privación de libertad.

Junto a la referida pena, por un delito de lesiones, el condenado se ha comprometido a indemnizar a su víctima en la cantidad de 10.000 euros en un plazo de cuatro meses, así como con otros 1.021,35 al Sacyl por los gastos de asistencia sanitaria dispensados al lesionado, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

La ejecución de la condena, que ya es firme, ha quedado en suspenso por espacio de dos años, periodo en el que el condenado no podrá volver a delinquir, pues en caso contrario entraría en prisión para cumplir la pena.

El incidente se produjo sobre las 06.00 horas del día 14 de diciembre de 2019 en las inmediaciones de la Plaza de San Miguel, donde la víctima, D.C. del A, quien iba acompañada de un amigo, inició una discusión con otro grupo en el que se encontraba el acusado, J.L.C.F, quien se involucró en la misma y propinó un puñetazo al primero que le hizo caer al suelo y, acto seguido, le pateó, al igual que las otras personas que le acompañaban y que no han sido identificadas.

A consecuencia de los golpes, el agredido sufrió fractura de los huesos propios de la nariz, traumatismo facial, luxación de un dedo y de un diente, lesiones por las que tuvo que recibir asistencia y de las que no curó hasta pasados 86 días.

Como secuelas, le han quedado la limitación de movilidad del dedo de la mano afectado, pérdida completa de un incisivo y una cicatriz en el tabique nasal.