Sociedad

Normativa definitiva: así va a desarrollarse la Semana Santa 2021 en Zamora

25 marzo, 2021 09:36

Zamora se prepara ya para su Semana Santa más extraña. Mientras que el año pasado la Pasión zamorana solo pudo vivirse desde el recuerdo y la imaginación en los balcones. Este 2021 nos trae una Semana de Pasión llena de restricciones sanitarias y cuyos actos quedan reducidos a actos litúrgicos reducidos, con control de aforo y en espacios acotados.

La Junta de Castilla y León ha determinado que las celebraciones y actividades propias de la Semana Santa quedarán prohibidos todos eventos masivos de cualquier índole que impliquen aglomeración o concentración de personas. No obstante, sí se permitirá la celebración de actos religiosos siempre que cuenten con la autorización prevista en el apartado 3.4 del Acuerdo 76/2020 y teniendo en cuenta que,

solo podrá hacerse en recintos acotados, en los que las imágenes permanezcan estáticas y estableciendo por diferentes lugares la entrada y salida del público.

Estos eventos no podrán superar un tercio del aforo del espacio, y tendrá que garantizarse, en todo caso, la distancia mínima interpersonal de, al menos, 1,5 metros y el uso obligatorio de mascarilla. Además, no se podrá consumir alimentos ni bebidas, así como cualquier otra actividad que ocasione no usar la mascarilla por parte del público durante estos eventos, así como en su acceso o salida.

Como cabría esperer, la Junta no permite que en este tipo de celebraciones, tanto religiosas como civiles,se realicen muestras físicas de devoción o tradición (besos, contacto sobre imágenes o esculturas, etc.) sustituyéndolas por otras que no conlleven riesgo sanitario. Y ninguno de estos eventos religiosos serán motivo para saltar el conocido como 'toque de queda', que finalmente se mantendrá a las 22 horas, tras la confirmación ayer del Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas. Por lo tanto, la Junta recomienda ofrecer como alternativa servicios telemáticos o por televisión de los posibles actos nocturnos. 

Y como novedad, durante la Semana Santa, la Junta de Castilla y León ha limitado la permanencia de grupos en espacios públicos, ya sean estos abiertos o cerrados, a un máximo de cuatro personas, salvo que se trate de convivientes. En el caso de espacios privados, las reuniones se limitarán únicamente a convivientes, por lo que queda prohibido los encuentros en domicilios con amigos o personas con las que no se viva. Eso sí, las terrazas de los establecimientos hosteleros sí podrán albergar grupos de máximo seis personas por mesa.