Sociedad

Misa para 25

15 febrero, 2021 09:05

Es domingo y Jorge Fernández Bastardo, arcipreste y párroco en la Parroquia de Nuestra Señora del Prado de Parquesol desde hace 15 años, se prepara para dar misa a 25, nada más, da igual el aforo total y las dimensiones del templo.

El pasado viernes, 15 de enero de 2021, el vicepresidente y portavoz de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, informaba de las nuevas restricciones en la Comunidad debido al avance incesante de la tercera ola COVID-19. Limitación a cuatro personas en los encuentros y reuniones, cierre perimetral de las nueve provincias de la región, el polémico toque de queda a las 20.00 y la limitación a 25 personas en lo que al aforo de los lugares de culto se refiere.

Esta limitación ha sido criticada por la Archidiócesis de Valladolid. Todo después de que en la tarde del pasado viernes, 5 de febrero, NoticiasCyL Valladolid informara de la denuncia a la Iglesia de San Benito por duplicar el aforo permitido durante una misa. La Archidiócesis afirmaba que esta restricción de aforo de los lugares de culto a 25 personas no se ajusta a los principios de “justicia y proporcionalidad”.

Una medida que ha obligado a Jorge a adoptar más de un cambio para cumplir con la normativa y poder oficilizar 15 misas a la semana en su templo pese a todas las limitaciones.

Una medida “irracional, injusta, desproporcionada y arbitraria”



La limitación a 25 personas es una medida irracional, injusta, desproporcionada y arbitraria”, nos cuenta Jorge Fernández Bastardo, mientras prepara una de las eucaristías que pronunciará en esta jornada dominical soleada en la ciudad del Pisuerga y con una temperatura agradable que invita a dar un paseo siguiendo todas las medidas de seguridad oportunas para evitar contagios por la COVID-19, que sigue muy presente, casi un año después, en nuestras vidas.

El arcipreste y párroco de la Parroquia de Nuestra Señora de Prado, de 49 años, afirma que es “irracional” porque “no saben cuál es el criterio” que toma la Junta de Castilla y León para escoger ese número “sea la dimensión de la que sea la iglesia” y apuesta por “establecer un porcentaje” a la hora de cuadrar esta limitación “como se hace en cines o teatros”.

Explica también que es “arbitraria” precisamente por ello, por ser solo aplicable a los lugares de culto y la califica de “desproporcionada” porque no tiene en cuenta “las dimensiones de los templos”. 

La superficie de San Benito es de 1.600 metros cuadrados y ha sido denunciada por sobrepasar el límite. Las normas hay que cumplirlas pero se cumplen mejor cuando se entienden en su totalidad”, añade el arcipreste y párroco de la Parroquia de Nuestra Señora del Prado de Parquesol.

De 500 a 25



Esa denuncia a San Benito volvió a encender el debate en las distintas redes sociales en la mañana del sábado, 6 de febrero. En la de este domingo 14, día de San Valentín, quinientas personas se concentraban frente a esta Iglesia vallisoletana al grito de “Mañueco, respeta nuestra fe”, para protestar sobre esta limitación.

Una norma que afecta, y mucho, a las eucaristías que imparte Jorge en su templo. “Con el límite de aforo se han tenido que incrementar las celebraciones pero sigue siendo insuficiente”, asegura el arcipreste y párroco de la Parroquia de Nuestra Señora de Prado de Parquesol, que añade además que “sin límites de aforo en su parroquia participan unas 1.500 personas en las cuatro misas del domingo” y nos explica que para llegar a ese número “harían falta 60 celebraciones”.

El aforo máximo, antes de la pandemia, del lugar de culto ubicado entre las calles Profesor Adolfo Miaja de la Muela y Juan de Valladolid, en el barrio de Parquesol era de 500 personas. Ahora se han tenido que implementar todas las medidas de higiene y seguridad oportunas para reducir a 25 esa cifra y ofrecer un total de 14 misas semanales.

Tristeza



Vivo las celebraciones de la eucaristía con un profundo dolor sabiendo que muchas personas de mi parroquia no pueden participar en ellas y se respira durante su transcurso un clima de tristeza difícil de definir”, nos cuenta emocionado Jorge Fernández Bastardo.

El párroco  añade que “sus fieles están muy enfadados porque no pueden vivir un derecho constitucional” y vuelve a hacer un llamamiento a que se aplique la limitación, también en los lugares de culto, atendiendo a “un porcentaje de aforo” eso sí, sin olvidarnos de las “cuestiones sanitarias” para evitar más contagios y fallecimientos.

En los últimos días se está llevando a cabo, a través de la plataforma change.org. una recogida de firmas con el fin de ampliar esa limitación del aforo en los lugares de culto. Habrá que esperar para ver si tiene resultado. De momento, las misas de Jorge, son para 25.