Sociedad El principal problema, además del esfuerzo físico, las posturas incómodas y la carga de pesos, es el frío que hace en diciembre y enero y que produce sabañones y grietas en las manos.El rebusco 

'Apañando aceitunas se hacen las bodas'

6 diciembre, 2020 09:30

Cuando el esfuerzo del labrador y el milagro de la Naturaleza han producido su fruto, hay que recogerlo. Cereales, patatas, higos, uvas, aceitunas, casi todos los productos del campo tienen su recolecta. La recolección de la aceituna es digna de ser recordada por lo que significó en nuestras vidas y para que las próximas generaciones sepan como era la forma de vivir de sus mayores. Cuando el trabajo es duro y penoso, pero inevitable  lo mejor es intentar hacerlo con alegría, hacer de las penalidades una fiesta. Esto es lo que ocurría con la recolección de la aceituna. Cuando está madura, en pleno invierno, con la escarcha o el carámbano pegado al fruto y al suelo, hombres y mujeres se disponían a la recolección, los hombres vareando y las mujeres y niños recogiéndolas. Y no digamos si de por medio había sabañones con sus picores.

Vareado de la aceituna en un olivar de Arribes./ FALCAO

La primera tarea es varear la aceituna de las olivas. Desde el suelo o subidos al árbol, las ramas se agitan con varas más o menos largas, llamadas varales. La aceituna cae al suelo con un sonido peculiar, sordo. Si el fruto está maduro cae bien. Si aún le falta un poco, cuesta más y sufre, no sólo el brazo del vareador, sino también la propia oliva que tiene que recibir más fuertes varapalos. En el suelo se colocan lonas y ‘ropas’ conocidas también como arpilleras, donde cae la aceituna. Este método tiene la ventaja de recogerlas bastante limpias. La aceituna de las ‘ropas’ se pasa más rápidamente por la limpia, al lanzarla al aire para quitarles las hojas, las piedras, trocitos de musgo o ramas, que se puedan colar.

En estos días el pueblo, los pueblos, cambian su rutina. Desde muy temprano las mujeres corren para hacer la compra, las sopitas del almuerzo, la merienda para el campo y hacer los trabajos de la casa. En alpargatas o descalzas corrían alegres porque había llegado el momento de ganar unos reales para pagar lo que debían al comercio, conocidos antaño como de ultramarinos por la gran cantidad de especias y condimentos que albergaban en sacos que producían un olor especial al entrar al establecimiento, como el de las tripas secas porque también es época de matanzas, quizás sobrase para comprar alguna cosina que les hacía falta a los mozos y mozas casaderas.

La jornada es de sol a sol y si el día está nublado dan de mano cuando comienza a oscurecer. La mayoría de la cuadrilla va andando, los hombres con las alforjas al hombro o sobre los lomos de los burritos, las mujeres con la talega de la comida. La faena está a dos o tres kilómetros del pueblo, o más, y el camino está lleno de obstáculos donde tropezar y regatos que saltar. A eso del mediodía, cuando ya han llegado con las cestas y las cazuelas, la cuadrilla de las mujeres comienza a recoger la aceituna caída. Las jóvenes a las puntas y las demás en el medio. Cada tres o cuatro mujeres compartían un cesto para ir echando el fruto y cuando está lleno se vierte en un costal de lona, y más modernos en el tiempo en horripilantes cestos de goma. Existen también dos personajes muy significativos: el acarreador y el manijero. El acarreador es el que lleva las aceitunas que cogen las mujeres al molino del aceite o lagar. Generalmente lleva tres mulos, cada uno capaz de transportar tres costales llenos de aceituna. Según lo alejado que esté el olivar de la molina el acarreador tendrá que darse más o menos prisa. Las mujeres van llenando los costales y cuando hay nueve costales llenos ya puede el acarreador cargar sus mulos y llevarlos al lagar. Allí descarga los costales, echa las aceitunas en la troje, pone las sacas vacías encima de las bestias y corriendo de nuevo al olivar pues conviene que no se le acumulen los costales. Así hasta llevar al molino de aceite todas las aceitunas recogidas en el día.

Trabajo duro y con mucha picaresca

Vareando el olivo

El trabajo es duro y hay que ir preparado. Las mujeres se ponen dos o tres pares de enaguas y dediles de bellota para que no se les estropeen tanto las manos y para que no se les hielen los dedos de frío. Cuando el día es muy frío se hace lumbre para poder calentarse las manos. A pesar de la dureza del trabajo, el ambiente es festivo, cualquier cosa es excusa para formar alboroto, todo son bromas y jolgorio, si pasa alguien por la calleja se meten con él en tono jocoso y si no hay con quien meterse cantan unas preciosas canciones que nada más se entonan en la recolección de la aceituna y nunca durante el resto del año. Casi todas son de picadillo, hay muchas. Existía mucha picaresca, todo en broma y acompañado de grandes risotadas. Si la canción no surte efecto siempre está la graciosa de turno que con la cabeza baja imita al búho, como si ya fuese de noche. Eso suele enfadar muchísimo al manijero que lo considera como un insulto y a veces para terminarlo de arreglar otra imita al lobo y la guasa es completa

Durante el día se cantan otras canciones, alguna de ellas muy bonita:

La aceituna en el olivo,

si no la coges se pasa,

lo mismo te pasa a ti

si tu madre no te casa.

Y esta canción daba paso para cantar la más conocida canción, ‘Apañando aceitunas’:

Apañando aceitunas

se hacen las bodas,

y el que no va a aceitunas

no se enamora.

Con las trojes llenas, las almazaras están listas para empezar a moler y hacer el aceite. La pieza principal del molino de aceite son los rulos de moler. En la base hay una piedra de molino, redonda, de unos tres metros de diámetro, de 50 a 60 cm. de gruesa y con un agujero en el centro de donde sale un eje de acero. A ese eje van cogidos dos o tres rulos, también de piedra de granito y en forma de cono, que van dando vueltas sobre la base. Encima lleva una torva donde se echan la aceitunas que van cayendo por su propio peso a la base y los rulos trituran y echan hacia afuera la pulpa, que cae a un canal que recorre la parte exterior de la piedra de la base y de allí, empujada por una paletilla que gira también con los rulos, va cayendo a un pilón.

Del pilón la pulpa pasa a unos capazos de esparto en forma de boina con un agujero en el medio para permitir el paso del eje. Cerca del pilón hay una prensa parecida a las que existen para el vino, pero más grande. Es una plataforma de hierro de las mismas características que la base de los rulos, le sale un eje del centro del mismo diámetro que el agujero de los capazos. La parte superior del eje tiene rosca: un molinero se coloca al lado de la prensa y mete un capazo por el eje, otro molinero le va dando calderos de borra, los vierte en el capazo y con las manos va llenando todo el círculo de la ‘boina’, lleno este le echa un par de calderos de agua hirviendo por encima, meterá otro capazo y así hasta llegar arriba. Después se coloca una plataforma del mismo tamaño que los capazos encima y unos tacos si hiciera falta. Se pone finalmente una tuerca, con un trinquete para que vaya girando a la derecha y no pueda volver hacia atrás. Esta tuerca es movida por un madero en forma de palanca que manejan tres o cuatro hombres. Con toda su fuerza, empujando juntos hacen un primer prensado. La prensa rezuma un líquido formado por agua, aceite y alpechín. Hacen esto por dos veces, se desmenuza después la borra u orujo y se repite el prensado de igual modo.

El líquido extraído por prensado va a un depósito llamado infierno de metro y medio aproximadamente de profundidad, con un agujero en el fondo y una canalilla en el brocal. Aquí se deja reposar hasta que sube el aceite arriba y va pasando a los depósitos contiguos a través de las canalillas. El molinero al cargo del infierno lleva cuidado de que el alpechín no llegue nunca hasta arriba. Cuando queda poco para llegar arriba se abre el agujero del infierno y sale el negro alpechín por el regato para abajo. Como todos sabemos el aceite pesa menos que el agua y siempre está arriba. Así, por diferencia de densidades va pasando el aceite por arriba del primer al segundo depósito y de este al tercero, hasta cubrirlos todos. El aceite ya depurado se lleva a los depósitos de las bodegas o para las casas en garrafones, en caballería provista de aguaderas.

De aceituna venimos / venimos pocas, /

porque quedan en casa / las perezosas.

Muchas personas se dedican a recoger las aceitunas que quedan en el suelo en lo que se denomina el rebusco. Machacan en casa las aceitunas y obtienen algo de aceite que emplean para el consumo humano o para los candiles. Como se ve, el proceso de recogida de la aceituna en sí, es sencillo, pero muy trabajoso. Como en toda tarea del campo, no hay fines de semana, incluso en esos días, que se puede reunir más cuadrilla con los familiares y amigos que no trabajan, se acude mayormente a los olivares. El principal problema, además del esfuerzo físico, las posturas incómodas y la carga de pesos, es el frío que hace en diciembre y enero y que produce sabañones y grietas en las manos.

El rebusco