Sociedad

La Junta reparte entre las residencias de Zamora más de 24.000 test COVID

14 noviembre, 2020 12:26

La Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, reforzará la protección de los usuarios y trabajadores de las residencias de la provincia de Zamora con la realización de test. Concretamente, la Gerencia de Servicios Sociales destinará un total 24.196, de los cuales 6.158 son serológicos y 18.038 de antígenos. El objetivo es garantizar la salud de todas aquellas personas vinculadas a estos centros sociosanitarios.

Asimismo, la Consejería  ha destinado un total de 1.197.415 unidades de materiales de protección contra la COVID-19 para las residencias de la provincia de Zamora con el objetivo de garantizar la salud de usuarios y trabajadores. Concretamente, se han distribuido 10.000 batas, 130.000 mascarillas quirúrgicas, 164.435 mascarillas FFP2, 280.980 guantes de nitrilo y 612.000 guantes de vinilo.

Por otro lado, se va a realizar un nuevo reparto de material de protección, el cual  se efectuará durante el mes de noviembre. Se entregarán 22.449 mascarillas quirúrgicas, 63. 700 mascarillas FFP2 y 7.000 batas. En total, la Consejería ha adquirido 1.290.564 unidades de protección frente a la COVID-19 para las residencias de la provincia.

Desde la Gerencia de Servicios Sociales se están adoptando todas las medidas necesarias para proteger la salud e integridad física de empleados y usuarios de centros residenciales de personas mayores de Castilla y León, siempre respetando sus derechos fundamentales. Asimismo, recuerda que las pautas establecidas en la Guía de actuaciones para las residencias y centros de día públicos y privados de personas mayores y de personas con discapacidad durante la situación de riesgo sanitario por Covid-19 en la Comunidad, se va actualizando en función de la evolución de la pandemia y de la situación epidemiológica de la Comunidad y de los centros.

Finalmente, la Junta de Castilla y León apela a la responsabilidad de los ciudadanos para evitar la propagación del virus, también dentro de las propias residencias, con el objetivo de proteger a nuestros mayores que conforman en estos momentos uno de los colectivos más vulnerables.