Sociedad

Flashes de otoño. Los toros en el mundo: Europa I (2ª parte)

14 noviembre, 2020 18:39

Alemania

Escribo del Cossío: “En El año taurino de 1912 (año 11), editado por la litografía jerezana (Jerez de la Frontera) y en su página 138 aparece esta nota: “Diciembre. En Berlín comienza una serie de novilladas todos los domingos de este mes, actuando una cuadrilla que dirige el espada José Quirós (Carpinterito).”

En la relación de los novilleros, citado por orden alfabético (página 118) añade:” Carpinterito (José Quirós). Diciembre 1, 8,15, 22 y 29, Berlín.”

Andorra la Vella y sus plazas de toros

En Andorra la Vella también existieron dos plazas de toros. La primera se hallaba en la Avenida Carlomagno de las Escaldes-Engordany.

Su construcción era de obra y disponía de una capacidad de 3.500 localidades, siendo oficialmente inaugurada el 21 de mayo de 1961.

Se lidiaron toros de la ganadería de Miguel Higuero con la actuación del rejoneador Pepe Atanasio y los diestros Juan Antonio Romero y Paco Corpas, que obtuvieron en sus dos oponentes un clamoroso triunfo.

                                    

Crónica de la corrida inaugural en la nueva plaza de toros de Andorra la Vella

La segunda se situaba en Sant Julià de Lloria. Fue conocida por Luna Park y estaba instalada junto a un parque de atracciones. Su material era la chapa, mampostería, madera y plástico, estando también dotada de un techo fijo.

Podríamos asegurar que fue la primera plaza cubierta y además de espectáculos taurinos fue un recinto polivalente, el cual sirvió de escenario de numerosos eventos deportivos y musicales. Fue inaugurada con dos novilladas, el 25 de agosto y el 8 de septiembre de 1974.

El primer día actuaron los espadas Fernando Gracia, Antonio López y Andrés Moreno, con ganado de don Julio Jiménez, y el segundo día, con astados de la misma divisa actuaron Frederick Pascal, Rafael Ruiz y Paco Valera “Macareno”. A finales de los años sesenta, terminó su actividad taurina y en la actualidad mantiene la parte exterior de su fachada de chapa y alberga el Departamento de Conservación y Explotación de Carreteras.



Belgica

En Namur se celebró el 21 de agosto de 1910 la primera fiesta taurina, que gustó mucho, pero las autoridades prohibieron otras que había preparadas para los días 25 y 28. En esta corrida figuró como espada el valenciano Gordet.

                                        

Aspecto del único tendido que contaba la plaza de Namur (Bélgica) en 1910



Grecia

Más de cuatro páginas cita el Cossío sobre la celebración de corridas en Grecia. Pero todo se basa en las representaciones de las corridas cretenses y el culto al toro con sus juegos entre lo religioso y lo pagano. Habla de Evans y su descubrimiento de los frescos de Knossos, denominados “los frescos del torero”, y cita a Álvarez de Miranda (“Ritos y juegos del toro”) quién relata las habilidades de los “toreros” al tomar al toro por los cuernos en el momento de la acometida saltando sobre su cabeza. Más parecen estos relatos lo que realizan algunos recortadores actuales, donde cada día tiene más adeptos entre la juventud los espectáculos de cortes y quiebros.         

        

                  

La taurokathapsia del mural de las paredes del palacio de Knossos está fechada el 2000 a 3000 a.c. En la taurokathapsia, los acróbatas realizan saltos sobre el lomo del toro



Hungría

Del Cossío anotamos festejos celebrados en 1904. Este lo recoge del diario deportivo-taurino Marca, (precursor de El Ruedo) en un artículo de Juan León bajo el título de “Toros junto al Danubio”, en el que “Pouly Fils arrogante y fanfarrón fue en Budapest el “maestro” de una cuadrilla de toreros con bigote y decía lo siguiente: “Era el año 1904. El espectáculo era nocturno y los carteles habían anunciado que no se consumaría la “bárbara” suerte final”.

Termina diciendo que “un berrendo infirió una grave cornada en una pierna al intentar salvar a su compañero Grass, encerrado en tablas.”

También del Cossío recogemos lo siguiente: “El ex torero valenciano José Estrela, dicen Uno al Sesgo y Don Ventura en Toros y Toreros, que en 1924 dio a conocer la fiesta de los toros a los magiares y en Budapest, las dos ciudades en una que forman la capital húngara, hubo corridas de toros los días 18, 19 y 26 de octubre. En las tres funciones actuó Baltañés, que rejoneó un toro cada tarde, el diestro Pedrucho y el novillero Parejito, que torearon e hicieron un simulacro de la suerte de matar.”



Inglaterra 

Los días 26 y 28 de marzo de 1870 hubo dos exhibiciones taurinas en el “Agricultural Hall” de Islington, Londres. Según relataba el periódico Daily Telegraph, la Real Sociedad Protectora de Animales denunció a los actuantes por «crueldad de trato y tortura a los animales», a pesar de tratarse de dos festejos incruentos.

En el Daily Telegraph -cita el Cossío- aparecía el siguiente comentario: ”Ayer en el tribunal de la policía de Clerkenwell, Pablo Mesa, de 64 años; Francisco Feira, de 50; Manuel Zúñiga, de 30; Miguel Bayr, de 30, Manuel Jiménez, de 30, Juan Fuerte de 25 y Antonio Boigues, de 40, todos los descritos como matadores, fueron objeto de una acusación presentada por mister Colam, secretario de la Real Sociedad Protectora, inculpándoles de ilegal y crueldad de trato y tortura de cuatro toros los días 26 y 28, y contrariamente a lo estatuido, etcétera.”

Tras ser detenidos y encarcelados, fueron juzgados y finalmente absueltos los toreros citados bajo el pago de una multa de 20 libras, garantizadas por el propietario de un hotel español en Berners Street. “En la siguiente audiencia fueron condenados a una libra cada uno marchándose seguidamente. “Porque el desconocimiento del idioma inglés -finaliza el rotativo-, la ley y las costumbres les hizo salir con penas leves.”



Italia  

Aunque algún historiador francés, -leo del Cossío- admite que los juegos de los toros de Tesalia y del Ática pasaron a Roma, es más probable que fuera de España de donde pasaron, ya que, según Plinio, fue Julio César el primero que los autorizó. 

Se han dado toros en Italia en distintas épocas, aunque las más notorias fueron cuando España poseía Nápoles y Sicilia. Pero también en Roma dónde, después del Imperio Romano, se celebraron fiestas de toros, así como en otras ciudades.

En el Vaticano se organizaron festejos taurinos para celebrar los fastos de 1492.

El 13 de enero de 1680 la boda del Rey Carlos II, último de los Austrias, con Mª Luisa de Orleans, propicia la celebración de una corrida de toros en Nápoles. Florencia inaugura un anfiteatro el 1 de julio de 1780 en el que se dan toros. La figura de aquellos festejos era el español Bernardino Matas.

Y también los hubo en Venecia. Pero especialmente conocidas en la historia son las fiestas de toros en Siena, en la mismísima plaza del campo en la que ahora se corre el Palio. En el siglo XVI se daban allí corridas, curiosamente de seis toros, como las actuales.

                                            

La actual plaza Navona romana, el antiguo Campo di Agone donde se celebraban espectáculos



Roma

Refiere el Cossío que hubo toros en Roma en 1890. Una nota publicada por El Toreo el 19 de mayo de 1890, dice: “Los diestros sevillanos Perico Campos, y José Hernández (Americano), que han trabajado en algunas novilladas en Roma, se encuentran de regreso a Sevilla.

Por lo que nos dicen -remataba la nota- no ha causado buen efecto en aquella capital, desistiéndose, por tanto, de dar la serie de corridas de toros que se proyectaba verificar en la Ciudad Eterna.”



Bibliografía y fotografías: Enciclopedia “Los Toros” (“El Cossío”), Portaltaurino.com, Vadebraus.com, Kronos Historia, La Economía del toro, “Por siempre torero”, “Azores pro touradas”, Natalia Calvo, Biblioteca Digital Junta CyL (Portal de Tauromaquia), Mialcala blogspot, Aula Taurina de Granada. ABC, Cultura (Andrés Amorós). Gonzalo Santonja (“Los toros del Siglo de Oro. Anales segovianos de la Fiesta”, (Diputación de Segovia). Turismo Melilla. Amigos de la plaza de toros de Béjar.Porsolea.com.