Zamora

Zamora, preparada para hacer frente a una sequía más acuciante

15 agosto, 2017 14:30

Aunque a fecha actual la capital de Zamora se encuentra en una "situación estable" en lo que a sequía se refiere, el Ayuntamiento capitalino dispone de un Plan contra la Sequía desde el mes de junio, aprobado por la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) y que se está aplicando en la ciudad con notables ahorros de agua, en previsión de situaciones más graves, para las que la ciudad estaría preparada.

En dicho Plan se relatan las diversas fases y actuaciones que se desarrollarán en el caso de que la sequía continúe en los próximos meses. El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, ha presentado hoy en la sala de Comisiones del Ayuntamiento los pormenores de dicho Plan y los datos más relevantes respecto al consumo de agua. El ahorro en los consumos de agua desde el año 2010 han sido considerables, reduciéndose un 10% en el consumo privado y un 15% en el consumo público.

En cuanto al consumo privado, se ha producido un ahorro en la cantidad de litros por habitantes, pasando de 237 litros en 2011 a los 219 litros en 2016. Esto en parte es debido a las campañas de concienciación sobre el uso responsable del agua llevados a cabo tanto desde el Ayuntamiento como desde Aquona, con visitas de escolares a las instalaciones de la potabilizadora para conocer el ciclo del agua, exposiciones y charlas realizadas con motivo del Día del Agua, etc. En cuanto al consumo público hay que destacar varias actuaciones que se están llevado a cabo desde el Ayuntamiento: - Mejora en el rendimiento de la red pública de agua. La media nacional de pérdidas en la red pública de agua se sitúa en el 20%. En el año 2011 Zamora se situaba en esa cifra, sin embargo en 2016 se ha logrado reducir hasta el 17,86%. A esta reducción ha contribuido notablemente la inversión en la sustitución de antiguas tuberías de fibrocemento, así como la revisión 2 veces al año de los 227 kilómetros de tuberías de los que dispone la ciudad - Aplicación de nuevos productos en zonas de césped y arbustivas, con la aplicación desde junio tanto de un producto surfactante que retiene el agua y que hace posible pasar de 6 riegos a la semana a 3, con un ahorro entre el 40 y el 45% de agua, como de un fotoregulador de crecimiento de la planta que provoca una reducción de su crecimiento en un 40% y provoca un ahorro de aproximadamente un 15 % de consumo de agua. - También se han tomado otras medidas como la revisión de todo el sistema de riego para evitar pérdidas, el establecimiento de un sistema de telecontrol para ajustar los tiempos de riego y comunicar averías, a la vez que se ha establecido un máximo de 12 horas para reparaciones.

Por otra parte las fuentes ornamentales de la ciudad no se vaciarán para el cambio de agua durante el verano y se revisarán todas las fuentes públicas de beber. Por último, Francisco Guarido ha aclarado que la situación de sequía es estable, y en principio la previsión es que se mantenga así, pese a ello el Plan también contempla otras medidas en el caso que la situación evolucionara al nivel de: "prealerta", como la activación de campañas de ahorro, la penalización de consumos excesivos durante los meses estivales, o la intensificación del control de regadíos ilegales; "alerta", como la atenuación forzada mediante restricción de usos en riego de jardines, piscinas, baldeo de calles, etc., la reducción de la presión nocturna, limitaciones de consumo con posibles cortes temporales nocturnos o las restricciones de suministro a los pueblos; o "emergencia" como la prohibición de riego de jardines, praderas, árboles, baldeos de calles y viales, llenado de piscinas de uso privado, fuentes de consumo humano que no dispongan de cierre automático, etc.

En este caso extremo y "altamente improbable", sufriría restricciones también el suministro a los vecinos pueblos de Morales del Vino y Tardobispo.