Valladolid

Rafael Ayuso: torero, empresario y apoderado

25 agosto, 2021 11:56

Segoviano de San Rafael, Ayuso tomó la alternativa en 2008 y ahora, alejado del albero, continúa en este difícil mundo del toro gerenciando varias plazas bajo el nombre de Espectáculos Marisma, S.L., entre otras Medina del Campo.

Conocimos a Rafael Ayuso en el coso del Paseo de Zorrilla, cuando empezaba de becerrista en una tarde de las inolvidables y olvidadas novilladas de promoción, que tanto bien hicieron a la tauromaquia. Fue un caluroso julio de 2002 y recuerdo que, emulando al toreo antiguo, inició el trasteo sentado en una silla. Se proclamó triunfador de ese año. Memorable.

Ayuso se curtió en la escuela taurina de El Espinar, y un año más tarde de su paso por las nocturnas de Valladolid debutó con caballos en Colmenar de Oreja. La alternativa vendría en 2008 en su plaza de referencia: El Espinar. Y ahora, con 36 años. y en plena madurez, dedicado a la empresa taurina.

Pregunta- ¿Qué fue -le preguntamos a Rafael- de aquel ilusionante torero?

Respuesta- Dicen que el que nace torero, muere torero, sigo toreando en mi finca y disfrutando de ello, pero me di cuenta pronto, gracias a Dios, de que no tenía las cualidades necesarias para ser figura del toreo y junto a mi hermano Miguel Ángel “El Dulzainero”, como se le conoce por Valladolid, empezamos una andadura en el año 2007 con una empresa de alquiler de plazas de toros portátiles y nos ha ido bastante bien la verdad.

P.- ¿Qué recuerdos tienes de aquella etapa tan romántica?

R.- Pues unos recuerdos preciosos, la ilusión mueve montañas y cuando un niño sueña con algo es lo más bonito del mundo.

P.- ¿Volverás a vestirte de luces?

R.- Sigo matando algún festival de vez en cuando, pero no se me pasa por la cabeza ponerme el chispeante.

P.- ¿Cómo y cuándo empezaste con la empresa taurina?

R.- Fue en el 2007, nos sentamos un día mi hermano y yo, él estaba harto de jugarse la vida tanto en el ruedo siendo banderillero cómo en la carretera de tanto viajar y a mí ya me habían pasado varios trenes por la puerta (Madrid, Barcelona, Arnedo, etc.) y no me había subido a ninguno, estábamos ya desilusionados y decidimos comprar una plaza de toros para alquilarla, actualmente tenemos 5 y una buena infraestructura.

P.- Háblenos de tus logros como empresario taurino

R.- Aunque llevo organizando toros desde 2007, tampoco he dado muchos festejos, aun así organizaba todos los años siete u ocho pueblos, puesto que estábamos centrados en las plazas portátiles; ha sido esta tragedia de la pandemia la que me ha ilusionado en crecer como empresario taurino, el año pasado organicé el primer festejo después del confinamiento el 11 de julio de 2020 en Añover de Tajo, y luego en El Espinar hicimos dos festejos más a primeros de agosto: unos recortes y una corrida de toros, no fue fácil. Estaban las cosas muy difíciles para dar toros, de hecho, ahí está la prueba de que la gran mayoría de los empresarios estuvieron parados y fuimos unos pocos locos los que echamos la “pata p´alante”.

P.- ¿Qué es más duro el toreo o la empresa taurina?

R.- ¡Pufffff!, buena pregunta. Ser torero es muy difícil, pero ser figura del toreo es un milagro de Dios, siempre lo ha sido claro, pero el tema empresarial hoy en día está muy complicado, el dichoso virus nos está haciendo mucho daño, pero estoy muy ilusionado porque cada vez se ve más juventud en los toros y eso es el futuro.

P.- ¿Y cómo se está atravesando el momento empresarial con la maldita pandemia?

R.-Cómo te decía, nos está haciendo mucho daño, pero saldremos de ello, hay que ser positivos y ya se va viendo la luz del túnel, más han perdido desgraciadamente la cantidad de personas que se han ido…

P.- ¿Y tu faceta como apoderado?

R.- Pues también muy ilusionado con Curro de la Casa. Le estoy sacando festejos en una etapa muy difícil para todos. Pero Curro reúne condiciones para llegar a lo más alto.

P.- Hablemos del presente más inmediato, como organizar el grueso de la feria de Medina del Campo. ¿Cómo surge?

R.- Cómo la corrida que organicé en 2020 en El Espinar fue un éxito, estuvimos reunidos ya el año pasado para la posibilidad de hacer algo, pero no cuajó. Quiero destacar el esfuerzo y la ilusión que tienen desde el ayuntamiento, en especial su concejala de festejos taurinos, Conchi Lucas, para que Medina del Campo recupere ese ambiente taurino que tuvo hace unos años.

P.- Hemos visto unos precios muy asequibles para todos los bolsillos.

R.- Desde luego. ¡Si con esos carteles y esos precios la gente no va a los toros es para echarse las manos a la cabeza, por 20 euros se pueden ver las dos corridas! Tenemos la ilusión de llenar la plaza dentro del aforo permitido, y los precios tan económicos han caído bien la verdad. Estamos teniendo bastante demanda.

P.- ¿Qué les dirías a todos los aficionados para que acudan a esta rematada feria?

R.-Pues que se han hecho las cosas con mucho cariño, y pensando en que sean dos tardes en las que la gente salga de la plaza con una sonrisa en la boca, después de haber disfrutado de una gran tarde de toros. Las corridas estoy seguro que van a embestir y los rejoneadores y los toreros que vienen están triunfando todos muchísimo esta temporada, están en muy buen momento.

P.- ¿Qué proyectos tienes en el futuro?

R.-No soy ni de pasado ni de futuro, me gusta estar centrado en el presente y mi presente ahora mismo es que Medina del Campo vuelva a recobrar la ilusión taurina.

Pues todo listo para que el día 3 y 4 de septiembre, junto a los anteriores 28 y 29 de agosto, sean días señalados en Medina del Campo, porque resurgen los toros en una plaza donde siempre hubo grandes carteles tras unos años de un total vacío taurino. Suerte y animamos a los aficionados a llenar el viejo “Coso del Arrabal”. ¡Por precios de las entradas y abonos no va a quedar!