León No cubría todas las necesidades, pero daba buen servicio a la autopista y cubría buena parte del municipio”, comenta al respecto el veterano alcalde del municipio, Jesús Suárez, sin entrar en más consideraciones.Internet a través de satélite o la búsqueda de una mínima cobertura de móvil por zonas y también condicionada por la climatología son las circunstancias que afectan a los vecinos de una zona que espera contar con wifi, al menos en las instalaciones básicas o de primera necesidad de los pueblos, en próximos meses, con las ayudas establecidas a tal fin por la Diputación.Desde Miñera de Luna, Domi Yebra, no se resiste a dejar patente la paradoja que supone -a su juicio y el de otros habitantes del entorno- escuchar de forma continua los mensajes de instituciones y de los políticos que las representan sobre el apoyo al medio rural, la necesidad de prestar servicios para evitar la huida de población o propiciar la llegada de nuevos habitantes y la importancia de la conectividad para favorecer el desarrollo de los pueblos.“Antes de hacer un Parque Natural para los animales, las plantas y demás, que es necesario cuidar, que piensen en las necesidades de las personas que viven en esos pueblos y si los van a echar porque no van a tener posibilidad ni de poder hablar con el médico sin un aviso previo o de poder trabajar allí sin telefonía móvil o Internet adecuados”, reflexiona antes de comentar que su hijo se trasladó a la zona porque pensaba que iba a disponer de una tecnología que no llegará.Concluye con un lamento y una llamada de atención para quien la quiera recibir: “Los animales y las plantas ahora mismo son más importantes en la zona de Luna que las personas.

Fuera de cobertura

15 mayo, 2021 15:32

Elena F. Gordón / ICAL

El municipio de Los Barrios de Luna (León), situado a más de 1.000 metros de altitud, que cuenta con una superficie de 94,29 kilómetros cuadrados y 307 habitantes repartidos en siete pueblos y dos despoblados con categoría de lugar, ve frustradas sus aspiraciones de mejorar su casi inexistente cobertura de telefonía móvil en un entorno de bella y complicada orografía, presidido por el embalse al que da nombre.

La Delegación Territorial de la Junta, basándose en la propuesta de resolución emitida por el Servicio Territorial de Medio Ambiente y en su misma línea ha dictaminado la denegación de la concesión de la licencia solicitada por una empresa para llevar a cabo la instalación de antenas y un equipo de telefonía móvil 5G en el monte denominado La Mata y Argamosa.

La negativa a esa solicitud está fundamentada en el informe previo de la Sección Territorial de Gestión Forestal III que a su vez refleja el criterio de la Sección de Espacios Naturales, Flora y Fauna y que recuerda que la instalación afectaría a terrenos incluidos en la Red Natura 2000 y en el Parque Natural de Babia y Luna. Cabe señalar que también cuentan con otras figuras de protección medioambiental como las de LIC (Lugar de Interés Comunitario) o ZEPA (Zona de Especial Protección Para las Aves).

87,5 metros cuadrados

El Ayuntamiento de Los Barrios de Luna tramitó el deslinde del terreno necesario para la autorización excepcional que precisaba esa intervención en suelo rústico que hubiera supuesto únicamente la ocupación de 87,5 metros cuadrados y un servicio muy demandado para los residentes de la zona, los visitantes y los viajeros que circulan por la autopista del Huerna, AP-66.

“Tenemos una carencia total de cobertura y lo que hacía falta era eso. No cubría todas las necesidades, pero daba buen servicio a la autopista y cubría buena parte del municipio”, comenta al respecto el veterano alcalde del municipio, Jesús Suárez, sin entrar en más consideraciones.

Internet a través de satélite o la búsqueda de una mínima cobertura de móvil por zonas y también condicionada por la climatología son las circunstancias que afectan a los vecinos de una zona que espera contar con wifi, al menos en las instalaciones básicas o de primera necesidad de los pueblos, en próximos meses, con las ayudas establecidas a tal fin por la Diputación.

Desde Miñera de Luna, Domi Yebra, no se resiste a dejar patente la paradoja que supone -a su juicio y el de otros habitantes del entorno- escuchar de forma continua los mensajes de instituciones y de los políticos que las representan sobre el apoyo al medio rural, la necesidad de prestar servicios para evitar la huida de población o propiciar la llegada de nuevos habitantes y la importancia de la conectividad para favorecer el desarrollo de los pueblos.

“Antes de hacer un Parque Natural para los animales, las plantas y demás, que es necesario cuidar, que piensen en las necesidades de las personas que viven en esos pueblos y si los van a echar porque no van a tener posibilidad ni de poder hablar con el médico sin un aviso previo o de poder trabajar allí sin telefonía móvil o Internet adecuados”, reflexiona antes de comentar que su hijo se trasladó a la zona porque pensaba que iba a disponer de una tecnología que no llegará.

Concluye con un lamento y una llamada de atención para quien la quiera recibir: “Los animales y las plantas ahora mismo son más importantes en la zona de Luna que las personas. Y ese Parque no está cuidado; es un zarzal. No dejan poner la telefonía y no cuidan el Parque”, concluye.