León Desde la FeSP UGT León venimos denunciado ante la Gerencia Regional de SACyL los graves incumplimientos de la empresa concesionaria del transporte sanitario en León, causante en parte del atasco que sufren las urgencias habitualmente y que con la pandemia se han ido agravando.Uno de los motivos por el que se saturan las urgencias, es porque el servicio de ambulancias tarda muchísimo en trasladar a los pacientes desde allí hasta otros centros hospitalarios donde han de ingresar, o a sus respectivos domicilios cuando son dados de alta si así lo precisan.

El Transporte Sanitario de León, "un servicio público de todos, convertido en el negocio de algunos" denuncia UGT

27 enero, 2021 11:11

Desde la FeSP UGT León venimos denunciado ante la Gerencia Regional de SACyL los graves incumplimientos de la empresa concesionaria del transporte sanitario en León, causante en parte del atasco que sufren las urgencias habitualmente y que con la pandemia se han ido agravando.



Uno de los motivos por el que se saturan las urgencias, es porque el servicio de ambulancias tarda muchísimo en trasladar a los pacientes desde allí hasta otros centros hospitalarios donde han de ingresar, o a sus respectivos domicilios cuando son dados de alta si así lo precisan. Caso similar ocurre con las altas hospitalarias de planta.



Esta demora en los traslados provoca que los boxes de urgencias (han llegado a alcanzar hasta las 14 horas) no se liberen para la llegada de nuevos pacientes, a lo que se suma que las camas de planta donde deben ser ingresados (se ha recibido el alta de planta para traslado, a las 4:00 de la madrugada) tampoco están libres puesto que los pacientes que las ocupan también esperan a ser trasladados en ambulancia.



Se podría pensar que todo ello es provocado por la pandemia del coronavirus que estamos viviendo, pero desde la FeSP-UGT de León llevamos advirtiendo de esta precarización y de los flagrantes incumplimientos en el servicio de ambulancias mucho antes del inicio de la misma, la cual no ha hecho más que visibilizarlo notablemente.



Mientras tanto, la empresa SAMUR LEÓN S.L. UTE, concesionaria del servicio y filial del Grupo Ambuibérica, continúa incumpliendo tanto el número de ambulancias como el uso que hace de las mismas, perjudicando gravemente la atención sanitaria de los leoneses y las leonesas.



Por ejemplo, en el servicio nocturno de lunes a sábado, debería estar a disposición de urgencias del Hospital de León y del Hospital del Bierzo 9 ambulancias convencionales 24 horas, cuando solo dispone de 4, 2 en León y 2 en Ponferrada.



Cuando de lunes a viernes por la mañana y por la tarde debería de haber 66 ambulancias de transporte sanitario no urgente (9 a 24 horas, 38 a 12 horas y 19 a 14 horas) para realizar altas hospitalarias, diálisis, etc. solo se encuentran a disposición durante 8 o 10 horas.



Esta falta tanto en el número de vehículos como en las horas de prestación del servicio, además de empeorar la calidad asistencial, incide sobre la gran carga de trabajo que deben asumir los Técnicos en Emergencias Sanitarias ya de por si desbordados y agotados por la pandemia.



Estas 66 ambulancias tienen que estar a disposición exclusiva del contrato con el SACyL, en cambio son utilizadas para realizar servicios de compañías privadas aseguradoras, mutuas, etc. Es más, estos servicios siempre tienen preferencia sobre los del SACyL, esperando estos pacientes a que se realicen los de las compañías privadas, importando poco o nada el retraso acumulado, el tiempo de espera que sufran los usuarios, o la saturación del Hospital de León.



El contrato de transporte sanitario de la provincia de León asciende a 11.054.625,00 € anuales de dinero público, por lo que desde la FeSP- UGT de León exigimos su integro cumplimiento, y no como hasta ahora vienen haciendo la Gerencia Regional de Salud, la Gerencia de Salud de Área de León y en definitiva la Consejería de Sanidad, cual avestruces esconden la cabeza, mientras empresas privadas controladas por fondos de inversión convierten un servicio público de todas las leonesas y leoneses en su negocio particular y lucrativo, sin importarles lo más mínimo la grave crisis sanitaria en la que nos encontramos, ni si los pacientes esperan 5 minutos o 14 horas en una camilla de urgencias.