Burgos La localidad burgalesa de Aranda de Duero mantendrá el reconocimiento de Ciudad Europea del Vino a lo largo de 2022, después de que la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin) haya decidido prorrogar el título a consecuencia de la crisis sanitaria provocada por la COVID-19, según ha informado el colectivo a través de un comunicado recogido por Europa Press.

Aranda de Duero mantendrá el título de Ciudad Europea del Vino a lo largo de 2022

22 febrero, 2021 12:35

La localidad burgalesa de Aranda de Duero mantendrá el reconocimiento de Ciudad Europea del Vino a lo largo de 2022, después de que la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin) haya decidido prorrogar el título a consecuencia de la crisis sanitaria provocada por la COVID-19, según ha informado el colectivo a través de un comunicado recogido por Europa Press.

A la capital de la Ribera del Duero se le concedió este reconocimiento en 2020 y se amplió hasta el presente ejercicio, si bien, debido a la coyuntura sanitaria mundial, se ha decidido prolongarlo durante todo el próximo año, confiando en un "marco más seguro y atractivo".

La decisión se ha adoptado en una reunión celebrada el pasado fin de semana, en la que han participado la alcaldesa arandina, Raquel González, y la presidenta de Acevin, Rosa Melchor, quienes analizaron las diferentes posibilidades de cara al reconocimiento.

La iniciativa de Ciudad Europea del Vino tiene carácter rotatorio y en ella participan diversos países y las candidaturas siempre deben tener una dimensión europea y demostrar creatividad, siguiendo criterios como el reforzamiento de las actividades de sensibilización en la cultura del vino, la implicación del máximo número de actores económicos y sociales del territorio o la creación de un proyecto catalizador para el desarrollo de la ciudad.

Durante los doce meses en que se ostenta el título, se desarrollan numerosas acciones y actividades culturales, formativas y de sensibilización, encaminadas a dar a conocer el patrimonio, el paisaje y la gastronomía del destino elegido, teniendo como hilo conductor el mundo del vino.

Así, esta iniciativa se convierte en una herramienta de potenciación y promoción turística, en la que se reconoce una candidatura que proyecta la cultura del vino y las tradiciones del territorio vitivinícola.