Región El presidente de la Asociación de Hoteles de Castilla y León, Carlos Díaz, se mostró hoy “absolutamente convencido de que no habrá Semana Santa” y advirtió de que “si las vacunas no progresan deprisa nos vamos al año 2022” sin clientes.Díaz mantuvo una reunión de trabajo con el secretario general del PSOE, Luis Tudanca, en la que ambos apostaron por la puesta en marcha de ayudas directas para esta actividad, para que pueda sobrevivir, porque sino, advirtieron, “no habrá sector que salvar”.Díaz indicó, no obstante que “aún no han cerrado muchos” establecimientos y atisbó que el impacto a medida que avancen los problemas económicos será reducir las estructuras y una de las primeras consecuencias será la pérdida de puestos de trabajo.El empresario recordó que la mayoría del sector son pymes y de propietarios independientes que “aguantan lo suyo” pero puso de relieve que la pandemia se alarga y están empezando a sufrir un fuerte impacto por el aislamiento, que les deja sin clientes.En este sentido, constató que mantienen una relación fluida con la Junta, pero el Ejecutivo está “enfocado al problema sanitario” y todavía “no ha hecho ningún plan para el día después y para el año jacobeo que ya ha empezado”.

Los hoteleros sentencian que “no habrá Semana Santa” y advierten de que “si las vacunas no progresan deprisa nos vamos al año 2022”

3 febrero, 2021 13:26

El presidente de la Asociación de Hoteles de Castilla y León, Carlos Díaz, se mostró hoy “absolutamente convencido de que no habrá Semana Santa” y advirtió de que “si las vacunas no progresan deprisa nos vamos al año 2022” sin clientes.



Díaz mantuvo una reunión de trabajo con el secretario general del PSOE, Luis Tudanca, en la que ambos apostaron por la puesta en marcha de ayudas directas para esta actividad, para que pueda sobrevivir, porque sino, advirtieron, “no habrá sector que salvar”.



Díaz indicó, no obstante que “aún no han cerrado muchos” establecimientos y atisbó que el impacto a medida que avancen los problemas económicos será reducir las estructuras y una de las primeras consecuencias será la pérdida de puestos de trabajo.



El empresario recordó que la mayoría del sector son pymes y de propietarios independientes que “aguantan lo suyo” pero puso de relieve que la pandemia se alarga y están empezando a sufrir un fuerte impacto por el aislamiento, que les deja sin clientes.



En este sentido, constató que mantienen una relación fluida con la Junta, pero el Ejecutivo está “enfocado al problema sanitario” y todavía “no ha hecho ningún plan para el día después y para el año jacobeo que ya ha empezado”. Así, repitió que no tiene ninguna duda ni esperanza alguna en la Semana Santa, que suele ser “decisiva” para los datos del ejercicio. “No tenemos clientes y no tiene pinta de que la situación se vaya a recuperar, por lo que pedimos ayudas directas”, resumió.



Luis Tudanca puso en evidencia la situación “tremendamente complicada” del sector hotelero que está sin clientes por los cierres perimetrales, y apeló a la Junta y al Gobierno para que pongan en marcha ayudas directas que permitan sobrevivir a los 800 establecimientos con 12.000 empleos que operan en la Comunidad, porque sino “no habrá nada que salvar”.



El dirigente socialista manifestó en que es preciso salvar a las empresas familiares, los emprendedores del sector y los grupos que han llegado para acometer inversiones importantes, y exigió a las administraciones apoyo. En este sentido, recordó que solicitaron tanto al Ministerio de Industria como a la consejería, que hablen con el sector y pongan en marcha esos apoyos directos, porque “sino nos encontraremos con un sector desaparecido cuando podamos volver a abrir las fronteras y la pandemia termine”.



Luis Tudanca criticó, sin embargo, que “a día de hoy no hay ni un solo sector con ayudas por parte de la Junta y el hotelero tampoco” cuando no puede aguantar más con créditos y avales. En cuanto al Gobierno central, asumió que “debe y puede hacer más”; pero puso de relieve que hizo una aportación  “importantísima” de recursos a la Comunidad, en 2020, con unos 1.000 millones de euros, para combatir la pandemia y apoyar a los sectores económicos; junto a otros más de 1.000 millones para los ERTE y 245 millones en prestaciones para autónomos.



Por último, advirtió a la Junta, de que es preciso contar con una “política turística fuerte” que permita a Castilla y León, competir con otros territorios, cuando concluya la situación de pandemia. “Debe haber proyecto político en materia turística claro, de la mano de los que saben, los que trabajan”, concluyó.