Región

Aguada tarde de Viernes Santo sin procesiones

31 marzo, 2018 04:17

El Viernes Santo se ha quedado sin procesiones por las calles de Salamanca después de que el mal tiempo haya obligado a suspenderlas todas. Tras no celebrarse el Acto del Descendimiento y la procesión del Santo Entierro, la situación no mejoró, con más presencia de lluvia, incluso agua nieve, por lo que no salieron las procesiones de la Oración en el Huerto de los Olivos desde la iglesia del Carmen de Abajo, Jesús Rescatado desde la iglesia de San Pablo y Jesús Nazareno desde la iglesia de San Julián.

La primera que decidió suspender su procesión fue la Cofradía de la Oración en el Huerto de los Olivos. No ha podido desfilar con su túnica blanca con botonadura de color verde, capa de color blanco (solo para los hermanos de fila), apirote de color verde con el anagrama de la Cofradía bordado, para los hermanos de fila y capelina de color verde, con anagrama bordado, para los hermanos de carga. Además de cíngulo verde para los hermanos de fila y fajín para los de carga, zapatos y calcetín de color negro y guantes de color blanco.

Su paso principal es un grupo de cinco figuras perteneciente a la Cofradía de la Vera Cruz. Destaca el motivo central, de tamaño inferior al natural, con las figuras de Cristo y el ángel con el cáliz, por la vida y movimiento de los paños. Los tres apóstoles dormidos (Pedro, Santiago y Juan) son de distinta mano y más pequeños. La referencia cronológica más antigua sobre este grupo escultórico data de 1679, por lo que es anterior.

En el caso de Jesús Nazareno, no ha podido estrenar la túnica charra bordada para la ocasión. La Congregación ha recuperado la tradición del siglo XVI de realizar la ornamentación de culto con bordados serranos o charros. Esta pieza, única en la Semana Santa salmantina, ha sido bordada de forma totalmente desinteresada por dos hermanas que han empleado más de mil horas de trabajo en su confección, Mari Carmen y Charo Mateos Corcho. Habrá que esperar al próximo año para verla en procesión.

En esta procesión los congregantes visten túnica de cola de holandilla morada con verdugo de la misma tela y color, al cuello llevan cíngulo amarillo y en la cabeza corona de espinas. Desfilan portando una cruz al hombro para acompañar a un grupo de cinco figuras representando el encuentro de Cristo con la Virgen camino del Calvario. La imagen de Jesús Nazareno es obra de José de Larra Churriguera en 1716, y la Virgen, arrodillada ante él, de Antonio Hernández en 1797. Completan el paso el Cirineo ayudando con la cruz, un sayón, con los clavos para la crucifixión en el cinturón, en la delantera tirando del cíngulo que lleva el Nazareno al cuello y un soldado romano, todas de autores anónimos e incorporadas a lo largo del siglo XVIII.

Finalmente, la Congregación de Nuestro Padre Jesús Divino Redentor Rescatado y Nuestra Señora de las Angustias no ha podido desfilar con su túnica y capillo con boca de veladillo morado, igual que el color de la túnica de Jesús. Corona de espinas y cíngulo al cuello y la cintura, de color dorado. Zapatos, calcetines y guantes negros.

Jesús Rescatado es una imagen de vestir del siglo XVII que viene a ser la interpretación de un Ecce-Homo, con corona y cabello postizo. Viste túnica de terciopelo morado y bordada en oro, cíngulo al cuello y la cintura, y escapulario trinitario. Es portado a hombros por dos turnos de carga, el primero de ellos de 24 hermanos y el segundo de 28.

Le hubiera acompañado la Virgen de las Angustias, imagen de origen desconocido fechada en el siglo XVIII, representando el tema de la Piedad, se cree puede provenir de las antiguas de iglesias de San Polo o San Justo, de donde saliera en el siglo XIX debido a la ruina de los edificios. La imagen fue restaurada en 1999.