Opinión

Llegó agosto

3 agosto, 2021 14:26

Un mes ansiado para muchos que empiezan su anhelado descanso, y temido para otros, por sus tórridas temperaturas, pero que al fin y al cabo peor es el crudo invierno y además ahora hay playas, ríos y montañas, y las socorridas terrazas.

Dice la historia que agosto viene del emperador Augusto, que le puso su nombre, al igual que Julio Cesar se lo puso a Julio. O sea, que no se andaban por las ramas y los emperadores bautizaban como querían sin temor a leyes revisionistas de memoria histórica.

No obstante, en agosto la vida no se para, bueno es inhábil a efectos judiciales, pero por lo demás hay más turismo, más actividad cultural, más corridas de toros y, según las estadísticas, se bebe más cerveza y se hace más el amor, lo que no está nada mal.

Ahora también se lee más y se disfruta de unos días más largos y placenteros, aunque no todo es de color de rosa, con un aumento de las rupturas matrimoniales y de la violencia de género, lo que no está nada bien.

El refranero dice eso de hacer el agosto como sinónimo de enriquecimiento, cuando a veces no sólo no es así sino todo lo contrario, por eso se advierte que “Agosto y vendimia no es cada día, y si cada año, unos con ganancia y otros con daño”.



Y claro, tenemos los incendios forestales que un año sí y otro también se producen, o más bien los producen, en estas fechas estivales.

Y, además, en todas las ciudades y pueblos de España se ven obligados o realizar celebraciones festivas, antes en honor del patrón o patrona y ahora para llenar también el calendario y entretener a los niños de vacaciones y a los mayores de visita anual a la tierra chica. Pero claro, siempre hay que satisfacer a todos y todas y de eso se trata, de perder un poco la cabeza y hacer el tonto que, para ser sensatos y aburrirse queda el resto del año.

Este año además tenemos Juegos Olímpicos, y aunque sin público en los estadios, la televisión nos los acerca a casa, así que no podemos quejarnos y agradecer que podamos ver y requetever los momentos más atractivos. O sea, que no falta de nada, aunque siguen los coletazos de la pandemia, que esperemos sean los últimos y que también podría tomarse vacaciones indefinidas. Decían que el calor podría con ella. A ver si es verdad.

Feliz verano a todos.