Opinión Os lo digo de corazón y de sentimiento sincero, pocas cosas se eligen en la vida ya que las más importantes nos las dan elegidas, salvo las que son fruto del amor, como esta unión, que hoy venturosamente celebramos con el deseo de que tengamos salud para que los que se encuentran en una situación similar puedan recordar y realizar brindis familiares como éste. 

Unas bodas de oro

2 julio, 2021 15:33

Sobre el matrimonio hay mucha literatura, quizá por ser una de las creaciones más genuinas del ser humano. La pareja estable o estabilizada, es sin duda la base de la sobrevivencia y reproducción del ser humano y aunque existan otras formas de unión, la más común y tradicional es esta. Hay quien ha dicho, por ello, que el amor abre un paréntesis que el matrimonio lo cierra, o que el amor es ciego y el matrimonio le devuelve la vista, pero no todo es así de bello y yo creo que García Márquez tiene razón cuando dice que constituye un esfuerzo a veces agotador pero que, a pesar de ello, vale la pena.

Pero todas estas teorías han de plasmarse en una pareja concreta, en este caso la nuestra, que hoy felizmente celebra su más de medio siglo de caminar unidos, si añadimos los años de noviazgo, y que conmemora nuestro matrimonio en la Catedral Vieja de Salamanca. Y en esta larga y dilatada andadura ha habido momentos difíciles, pero nunca insuperables, de crisis y encontronazos, pero siempre abordables, de obstáculos e incertidumbres, pero siempre salvables. Y así día a día, mes a mes, año a año, llegando hasta aquí, con los que también estáis siguiendo la misma senda, como nuestros padres y nuestros abuelos, en unas familias que siguen unidas y trabadas.

Groucho Marx, con su ingenio mordaz y ácido, dijo que “el matrimonio es una institución maravillosa, pero ¿quién quiere pasarse toda la vida en una institución?” Pues bien, aquí estamos dos personas que llevan camino de hacerlo y desde luego ya han pasado más de media vida con toda seguridad dentro de esa institución. 

Y ¿cómo se consigue ello? A mí me parece que hay algo que ayuda y mucho y que es, sin duda, lo que más enriquece a un matrimonio, como son los hijos, y que se renuevan y rejuvenecen con otros hijos, como son los nietos y así indefinidamente por los siglos de los siglos.

En este caso, todo empezó un 28 de diciembre en una celebración, baile como se hacía entonces, en el Club Juvenil Mirobrigense, y siempre mi mujer me recuerda que menuda inocentada fue la de aquel día, algo similar a lo que cuenta Javier Cercas en su novela “El monarca de las sombras”, refiriéndose a su propia madre. Pero hay fechas que marcan y esta es una de ellas.

En fin, no quiero cansar ni aburrir más por aquello de que, como dijo Gracián, lo bueno si breve dos veces bueno, y aspiro a que al menos sea breve. Os lo digo de corazón y de sentimiento sincero, pocas cosas se eligen en la vida ya que las más importantes nos las dan elegidas, salvo las que son fruto del amor, como esta unión, que hoy venturosamente celebramos con el deseo de que tengamos salud para que los que se encuentran en una situación similar puedan recordar y realizar brindis familiares como éste.