Opinión

Javier de Paz Mancho o el poder (oculto) en la política y economía

25 diciembre, 2020 20:39

Siempre me llenó de curiosidad conocer de dónde procedía el poder que, desde joven, acumuló el vallisoletano Javier de Paz, quién desde los 15 años, a través de las Juventudes Socialistas, ha llegado a ser consejero y con grandes responsabilidades en Telefónica, además de pasar por altos cargos en otras entidades públicas y semi públicas.

Y bien ligero de equipaje académico ha ido, pues sólo se le conoce una diplomatura en “Información y Publicidad” y primero de Derecho. Lo que se presupone que es un tipo listo y hábil en la forma de prosperar. Aunque habría que recurrir al refranero español: quién no tiene padrino no se bautiza. Y precisamente De Paz tuvo al ex presidente Zapatero como padrino valedor.

Javier de Paz, -“Piti” en los ámbitos políticos- nació en Valladolid en 1958 en el seno de una familia socialista militante. Su padre, Paulino de Paz, trabajador de la construcción, fue concejal en el Consistorio pucelano (1979-1991), y su tío Jesús Mancho, histórico líder ugetista, fue quién lo propuso para su ingreso en la UGT y en las Juventudes Socialistas. Durante una década ocupó puestos en la ejecutiva federal de la construcción de UGT y de las Juventudes Socialistas, que luego sería su secretario general entre 1984-1993.

De El País, 1 de octubre de 1984, extraemos una declaración suya:

No soy secretario general de las juventudes socialistas porque considere que esto puede garantizar mi futuro. Muchas veces tengo la sensación de que podría hacer otras cosas al margen de la política y ya lo intenté en 1979, aunque entonces; me pidieron que volviese. Esto agota bastante.

Durante ese tiempo se granjearía la amistad de altos dirigentes del PSOE ya que De Paz llevaba aparejado en ese cargo pertenecer a la Ejecutiva Federal del partido.

Josep María Cortés en El Español cuando De Paz fue renovado por Telefónica en 2018.

De Paz se fajó con González y Guerra en el momento álgido de la socialdemocracia española y llegó a entablar un trato espléndido con el expresidente. Siempre supo anteponer el pacto a la voluble sensación. Eso y la meritocracia le hicieron empresario.



Y ello, a pesar de estar en la lista negra de Pedro Sánchez por haberle dado la espalda al presidente en la crisis interna del Psoe en 2016. De Paz ha sido un acumulador de cargos espléndidamente pagados por la Administración, y desde hace 13 años por la madre de las matildes.



Su primer trabajo público vino de la mano de Javier Gómez Navarro (ministro de Comercio con Felipe González), quién le nombró director general de Comercio Interior y miembro del Consejo Superior de Cámaras de Comercio (1993-1996). Luego, tras pasar por otras instituciones públicas y semi pùblicas, presidió Mercasa hasta 2007 que fue designado consejero de Telefónica por el entonces todo poderoso presidente César Alierta.

En la actualidad, y tras superar los doce años en la compañía en su calidad de consejero independiente y otros altos cargos, Álvarez-Pallete ha decidido mantenerlo de consejero externo, aunque quitándole prácticamente todos los poderes. Sale de la presidencia de la Comisión de Nombramientos, Retribuciones y Buen Gobierno, -se queda como vocal- ganando la presidencia de la comisión de Sostenibilidad y Calidad, y deja de ser vocal de Auditoría y Control, según recogemos del diario digital La Información.



Hace unos días, De Paz salía a la palestra en los asuntos de Prisa y sus remodelaciones en el consejo de administración de la empresa editora que creara el todopoderoso Polanco, -si levantara la cabeza- con el arrastre de la abultada deuda, donde están inmersos hasta el cuello empresas tan significativas como Banco Santander (4%) o la propia Telefónica (9,4%).

De Cotizalia (El Confidencial), recogemos el fragmento de un artículo publicado esta misma tarde sobre el “polvorín” de Prisa, que viene a corroborar nuestra información sobre el influyente vallisoletano en la sombra:

Tal como detallan desde el entorno de Pallete, buena parte de ese trabajo corresponde al fiel Javier de Paz, consejero-fontanero para tratar relaciones institucionales de primer orden, primero con su amigo José Luis Rodríguez Zapatero y ahora con Pedro Sánchez. Su trabajo ha sido tan efectivo como reconocible, porque hace tiempo que los tentáculos informativos de Javier Monzón le habían identificado como amenaza para su estabilidad en Prisa. Lo que no estaba claro era cómo sería el desenlace, sin con el propio Javier de Paz en su puesto (difícil de compaginar con Telefónica) o con algún nombre interpuesto, como el del empresario José Miguel Contreras, cofundador de La Sexta, a quien de manera errónea convertimos en consejero y presidente.



De la sección Jaleos del corazón (El Español), recogemos una parte del artículo publicado el 27 de julio de 2018 con motivo del 60 cumpleaños de Javier De Paz, cuyo evento le costó 25.000 euros y cuyo titular era:

El consejero de Telefónica ha celebrado su cumpleaños rodeado de familiares y amigos. Entre ellos se encontraba José Luis Rodríguez Zapatero.



El evento se ha querido que fuese lo más discreto posible, ya que al consejero de Telefónica siempre le ha gustado mantener un perfil bajo de cara a la opinión pública. No suele asistir a actos públicos y no le gusta contar cosas de su vida privada. Son escasos los datos que se conocen de su ámbito más íntimo. Está casado y tiene dos hijas, quienes también estuvieron con su padre el día de su cumpleaños.

Esta es la historia resumida de Javier de Paz Mancho, “Piti”, un vallisoletano desconocido para el gran público; un personaje hecho así mismo que ha sabido granjearse la amistad entre la clase política y empresarial desde que su tío lo enrolara en las Juventudes Socialistas de Valladolid cuando contaba con tan sólo 15 años de edad.

En alguna ocasión ha confesado en charla entre amigos: «Yo creo que soy el único español que no tiene una sociedad ni ha hecho nunca ningún negocio. No soy un Sarasola». (José García Abad en El Confidencial).



Como dato ilustrativo, recogemos de Cotizalia (27/10/2014) lo siguiente:

La salida a bolsa de Atento ha permitido desvelar parte de la remuneración que recibe Javier de Paz, uno de los hombres de máxima confianza de José Luís Rodríguez Zapatero, por algunos de sus puestos como consejero y asesor de Telefónica. El conocido miembro del Comité Federal del Partido Socialista va a percibir por estos cometidos, como mínimo, 1,43 millones de euros, una cifra que podría ampliarse por otras retribuciones.



En numerosos titulares de artículos lo denominan el super-asesor de Zapatero, el Ave Fénix de Telefónica, el fontanero de Telefónica o el correo del zar, pero lo cierto es que estamos ante un personaje de gran calado, que a sus 62 años tiene la vida más que resuelta gracias a su ingenio, frialdad y gran conocedor de los terrenos por donde ha ido pisando en estos casi 47 años de carrera, o como se llame... además de lo del padrino

Enlace de Telefónica donde se refleja el amplio C.V. de Javier de Paz desde 1973 hasta julio de 2020: https://www.telefonica.com/documents/162467/1711552/Francisco-Javier-de-Paz.pdf/cbe7948e-69de-4363-9b1c-09df60840349