Opinión

Día D en USA

3 noviembre, 2020 18:23

Cuando esto se publique, en USA se estará decidiendo quién presidirá el país “más poderoso del mundo” y, sin duda, el que más influye en él. Pero, a pesar de todo lo que se ha escrito y hablado sobre esta elección, no está de más analizar someramente lo que este día significa o puede significar.

En primer lugar, debe decirse que todo lo que allí se hace hoy tiene un talante peculiar, inherente a las costumbres y tradiciones de este poderoso y singular país, como es el proceso que hoy culmina, pero que no acaba.

Por ello, lo primero que destaca es que la elección presidencial no va sola, sino acompañada de múltiples decisiones, como es la elección de todos los 435 componentes de la Cámara de representantes, algo así como nuestro Congreso, un tercio del Senado en este caso 35 por existir dos bajas y once gobernadores de otros tantos estados.

Así mismo, se eligen numerosos alcaldes, fiscales y responsables educativos y, esto es lo más peculiar, consultas a los ciudadanos en cada estado, no olvidemos que estamos en un estado federal, numerosas cuestiones relativas a temas medioambientales, urbanísticos y diversos, como la legalización del hachís para determinados usos, anulación de exenciones fiscales, temas sanitarios como vacunación obligatoria, etc…

Uno, tuvo ocasión de comprobarlo in situ en el ya lejano año de 1976 y se sorprendió de toda esta maquinaria, y nunca mejor dicho, pues ya se votaba mediante una maquina con palanquitas para los candidatos y cuestión planteada y luego una palanca general para todos ellos y todo lo preguntado tanto por el partido republicano como el demócrata. Era lo que yo denominé “el palancazo”. Así se respetaba a su vez el criterio tanto abierto como cerrado en las listas. ¿Podría esto algún día aplicarse en nuestro país?

Recorrí entonces varias ciudades de USA antes del “día D” y comprobé lo arraigada que está la democracia allí, de forma doméstica, ya que para votar hay que inscribirse antes, lo que exige un doble trabajo que, y esto me llamó la atención, realizan casi siempre mujeres, para convencer al ciudadano de lo importante que es hacerlo, visitándoles en sus casas o invitándoles a tomar el té en las suyas, de aquí nació el “té party”. Y luego vienen las primarias o los caucus, y así hasta elegir el candidato de hoy.

Decir también que, aunque solo se cuenta con el duelo entre Trump y Biden, y sus vicepresidentes/as, en realidad hay otros 60 candidatos a presidente de todas clases y partidos, socialistas, comunistas, libertarios, etc… ya que el único requisito para ser candidato es tener más de 35 años y llevar 14 residiendo en USA. No extraña, por ello, que uno de los ganadores de hoy tendrá más de 75, una edad en la que en Europa y no digamos en España, se está ya fuera de juego, salvo para ir al Vaticano.

En todo caso, lo que si se resuelve hoy también es la primacía o no, esperemos que no, del nuevo populismo que embauca y arrastra a la gente diciéndole lo que quiere oír, dando fáciles soluciones para complejos problemas, una nueva táctica que lamentablemente se ha implantado en tantos países, incluido el nuestro.

En fin, esperemos que el 20 de enero, día de San Sebastián y de la toma de posesión, haya relevo en la Casa Blanca, porque si no, que Dios nos coja confesados.