Economía Mire: los órganos de gobierno de Iberaval -que, como en otras entidades financieras, tienen la vertiente comercial y la de riesgos- están compuestos fundamentalmente por empresarios que han recurrido a Iberaval en su día, que entienden perfectamente el funcionamiento de las pymes y que tienen esa experiencia que da el haber emprendido en su día.

ENTREVISTA | César Pontvianne (Iberaval): "La Universidad en España, como otros niveles educativos, necesita que se les de una vuelta, como a un calcetín"

2 mayo, 2021 09:00

El empresario César Pontvianne de la Maza (Salamanca, 1982) ostenta el cargo de presidente del Consejo de Administración de Iberaval desde julio de 2019, a cuya Comisión Ejecutiva accedió en 2017. Fue nombrado director de Estrategia de las Unidades de Negocio de Gestamp, en noviembre de 2020. De esta manera, Pontvianne compaginará sus funciones ejecutivas en esta multinacional con la presidencia del Consejo de Administración de Iberaval. Además, ha sido presidente de Empresa Familiar de Castilla y León (EFCL) en el período 2018-20 y es accionista de Plásticos Durex, la empresa familiar de la que ha sido consejero delegado durante más de una década. En Castilla y León, Gestamp cuenta con fábricas en la localidad palentina de Dueñas y en Burgos a través de la filial Edscha.

En su discurso de aceptación del cargo como presidente de Iberaval, Pontvianne recordó que es el primer presidente más joven que la propia entidad. El embrión de Iberaval echó a andar en noviembre de 1981, y que asumía su nuevo puesto con "gratitud, responsabilidad y humildad". No obstante, el presidente de la sociedad de garantía de Castilla y León y La Rioja es rotundo en su puesto: "Trabajaré duramente para que Iberaval siga siendo el referente del sistema nacional de garantías". De esta sociedad de garantía, de la situación económica de Castilla y León y del futuro que llega, habla para Noticiascyl El Español.

P.- ¿La pandemia cambió el Plan Estratégico que se presentó cuando usted accedió a la presidencia de Iberaval?

R.- Bueno, la realidad es que las circunstancias fueron las que cambiaron el paso a casi todo el mundo. La crisis sanitaria derivó en una desconocida crisis económica. Pero, al igual que hicimos en 2008, en Iberaval consideramos que teníamos que ponernos en cabeza de la manifestación y mantuvimos el grifo del crédito abierto desde el minuto cero. De hecho, lanzamos una línea de préstamos preconcedidos para nuestros socios por 100 millones que resultó todo un éxito. Respondiendo a su pregunta, el Plan Estratégico de Iberaval, que abarcaba el periodo 2020-2022, quedó prácticamente superado en su primer año de vida porque fuimos ágiles en la atención de las necesidades de pymes, autónomos y emprendedores.

P.- ¿Qué mapa de influencia tiene Iberaval en este momento en España?

R.- Iberaval cumple este año cuatro décadas de apoyo a los proyectos viables de las empresas. En este tiempo se han ido sucediendo etapas, que nos han llevado desde las sociedades de garantía (SGR) provinciales, territoriales, a lo que en 1997 pasa a ser Iberaval tal como hoy la conocemos, con unas raíces muy fuertes en Castilla y León. Después abriríamos oficina en Madrid. Más adelante nos convertimos en la SGR de La Rioja, y después absorbimos una entidad como nosotros, pero dedicada a la pesca y el transporte. Dicho todo esto, creo que Iberaval es la sociedad de garantía de los castellanos y leoneses, pero también de los riojanos, y, cada vez más, de los madrileños y los gallegos. No obstante, como usted bien sabe, en las dos últimas décadas una herramienta llamada internet se ha erigido en una fuente de oportunidades y creo que no digo nada nuevo si afirmo que la web de Iberaval es nuestra décimo sexta oficina y un canal de captación cada vez más relevante en la operativa de la entidad.

P.- ¿Están abiertos a todo el mundo empresarial o solo a pymes y autónomos?

R.- Nuestra apuesta se ciñe a los proyectos empresariales viables. Si un negocio tiene visos de viabilidad va a contar con el respaldo de Iberaval. Si no es así, será complicadísimo. Dese cuenta de que nosotros, como cualquier banco, somos una entidad supervisada por el Banco de España creada por y para las pymes, los autónomos y emprendedores. Entendemos el riesgo empresarial como nadie. Mire: los órganos de gobierno de Iberaval -que, como en otras entidades financieras, tienen la vertiente comercial y la de riesgos- están compuestos fundamentalmente por empresarios que han recurrido a Iberaval en su día, que entienden perfectamente el funcionamiento de las pymes y que tienen esa experiencia que da el haber emprendido en su día. Dicho esto, nosotros apostamos por el crecimiento empresarial, que, en el caso de Castilla y León, es una de las cuestiones de las que adolece el tejido productivo. Consideramos que es clave potenciar el tamaño de las empresas.

Apostamos por el crecimiento empresarial, que, en el caso de Castilla y León, es una de las cuestiones de las que adolece el tejido productivo

Existía mucha incertidumbre sobre los efectos de la pandemia en el mundo económico español, con tres escenarios marcados por el Banco de España, ¿en cuál de ellos nos encontramos?

La incertidumbre es seña de identidad de los tiempos que corren, pero lo era antes también. De hecho, si recuerda, ya se atisbaba la crisis a principios de 2020… Si bien -y dicho con todas las reservas- creo que poco a poco estamos viendo la luz al final de un túnel que se nos ha hecho muy largo, gracias a la vacunación y a la inmunidad que parece que se está logrando. En España dependemos mucho de sectores como el turístico o el hostelero -como hemos podido ver-, y el empleo, en general, se ha visto muy afectado por la pandemia. El PIB se vio afectado especialmente en 2020, pero vemos que, aunque no en los niveles precedentes, se está logrando una cierta estabilidad en los indicadores económicos que, confiemos en que vayan hacia arriba en cuanto volvamos a una cierta normalidad. Remontaremos, pero me temo que esto no va a ocurrir hasta 2022. La pandemia ha cambiado muchas cosas, por ejemplo, algunos negocios tal y como los conocíamos, en ciertos casos se han tenido que reinventar y en otros se han visto abocados a desaparecer porque nosotros también hemos variado nuestro modo de consumir. Es cierto que la pandemia ha acelerado procesos y confío -aunque tenga mis dudas- en que tal como hay quien ha afirmado, salgamos más fuerte de todo esto.



P.- ¿Qué papel ha desempeñado Iberaval en este tiempo de pandemia?

R.- Nuestro lema -que ha creado escuela- siempre ha sido aquel de que ningún proyecto viable se quede sin financiación. Así lo venimos aplicando desde mucho antes de que yo llegara a la presidencia de Iberaval. Creemos firmemente en la valía, compromiso y proyección de las pymes, los autónomos y los emprendedores. Por eso los apoyamos. En este tiempo de pandemia, como antes le señalaba, hemos estado al pie del cañón desde el inicio. Diría que incluso desde antes de que se diera el paso de prácticamente cerrar a cal y canto un país durante un trimestre. En este año ya largo hemos financiado miles y miles de proyectos, hemos estado al lado de nuestros socios partícipes -que son esas pymes que se financian con nuestro apoyo- pero también hemos ido de la mano de nuestros socios protectores, entre los que están esos bancos que tantas veces son criticados con inquina, pero que han demostrado estar a la altura de las circunstancias, aunque nadie se lo vaya a reconocer.

P.- ¿Qué es Compromiso Iberaval?

R.- Mucho más que un lema. Compromiso e Iberaval son dos palabras que ligan a la perfección, pero que sobre todo son un planteamiento certero que es el de que toda empresa que acude a cualquiera de nuestras oficinas -incluida esa web de la que le hablaba (Iberaval.es)- tendrá el mejor asesoramiento financiero, así como mayores plazos de devolución y préstamos tendentes a cero en muchos casos, gracias a la bonificación que aporta la Junta de Castilla y León.

Compromiso Iberaval resume 40 años de trabajo llevado a cabo por grandes profesionales que cada día se involucran, se preocupan por resultar útiles a las pymes, autónomos y emprendedores. Creo, como digo, que son dos términos que se aliñan a la perfección y que tienen un significado especial dentro de la casa.

P.- ¿Cómo es su relación con la Junta de Castilla y León?

R.- La Junta de Castilla y León siempre ha tenido un papel destacado en el accionariado de Iberaval y ha demostrado una implicación en favor de las pymes fuera de toda duda con programas como ICE Financia u otros impulsados en el último año para superar el impacto de la pandemia. Iberaval ha recibido 32,8 millones de euros que se encaminan directamente a las pymes durante el último año. Obviamente, la relación es muy positiva, pero más allá de la buena sintonía que pueda haber entre nuestras instituciones, creo que hay que ir un poco más allá y entender que nuestro trabajo conjunto, el que fundamentalmente desplegamos Iberaval y el Instituto para la Competitividad Empresarial (ICE), se traduce en alentar esos miles de proyectos. De diferentes maneras, porque unos necesitan apoyo y lo reciben y otros superan baches que, de otra manera, no podrían sortear. Hablo, por cierto, de proyectos empresariales que en muchos casos son proyectos de vida.

La Junta de Castilla y León siempre ha tenido un papel destacado en el accionariado de Iberaval y ha demostrado una implicación en favor de las pymes fuera de toda duda



P.- ¿Qué valoración realiza del papel de la Universidad en la creación de emprendedores e innovadores?

R.- Con franqueza, y sé que no es lo políticamente correcto, creo que la Universidad en España, como otros niveles educativos, necesita que se les de una vuelta, como a un calcetín. En España somos muy de tropezar siempre en la misma piedra y, a pesar de que vemos que en otros países de nuestro entorno, o que grandes potencias en el desarrollo de proyectos con futuro, como Estados Unidos o Israel, tienen otros planteamientos, aquí nos enrocamos en seguir en lo mismo, o cambiarlo sólo un poquito, para no salir de la zona de confort. Hay muchas oportunidades ahí afuera que se desaprovechan, y muchos talentos cogen la maleta, salen de nuestras fronteras y tienen claro que son otras las soluciones de futuro para un mundo cada vez más global y exigido.

P.- ¿Existen los suficientes empresarios jóvenes en Castilla y León para 'sacar' adelante a esta Comunidad?

R.- Castilla y León es cantera de grandes empresarios. Creo firmemente que han tenido un papel esencial en los momentos más complejos de la crisis y que, con una respuesta ágil y pertinente ante la situación en que nos encontrábamos, demostraron que en las situaciones más difíciles es cuando hay que dejar de lado lo accesorio para centrarse en lo importante. En Iberaval lo vemos día tras día, contamos con proyectos punteros en numerosos ámbitos productivos que no tienen nada que envidiar a lo que se hace en otros lugares. Enlazando esto con lo que me preguntaba anteriormente, ¡imagínese si la educación realmente se enfocara al futuro laboral de nuestros jóvenes! Sería extraordinario.

P.- ¿Cómo ve a los pequeños empresarios de Castilla y León, qué necesitan más, dinero o ánimo?

R.- Pues verá: creo que ambas cuestiones son importantes, porque los estados de ánimo inciden en casi todo. En mi caso, soy una persona vitalista y positiva pese a todo. Pese a que han sido meses complicados para todos. Por otro lado, también es cierto que sin liquidez los negocios fenecen, se marchitan y acaban desapareciendo. La tesorería es la sangre de las empresas y si no se cuida puede derivar en problemas serios para la supervivencia de las mismas. Ciertas empresas venían ya tocadas previamente y no han podido sobrevivir al impacto brutal de la pandemia, al permanecer con la persiana echada, o a las restricciones. Entre todos creo que debemos trabajar para recuperar en la medida de lo posible la ilusión, pero también para reavivar muchos de esos proyectos que se quedaron en el camino, para que puedan renacer, a lo mejor de otro modo, con más fuerza.

P.- ¿Dará en algún momento el salto a política?

R.- (Ríe) En esta pregunta le seré escueto y sincero: No.

P.- Finalmente, ¿cómo vislumbra el futuro económico de Castilla y León desde la presidencia de Iberaval?

R.- Castilla y León tiene una singularidad condicionante que todos conocemos: dispersión y baja densidad de población. Sin embargo, en la balanza positiva, puede presumir de muchísimas bondades. Por ejemplo, cuenta con múltiples áreas productivas con una enorme proyección. Hablo de diferentes industrias, como la agroalimentaria o la vinculada al automóvil. Es un territorio que integra una riqueza natural y energética de la que pocos lugares pueden presumir, y es una de las comunidades autónomas, a mi modesto entender, con una mejor calidad de vida, como se demuestra por la esperanza de vida que presentamos. Se puede apostar mucho más por lo rural… Esto, por un lado. En cuanto a la economía, creo que hay que dar un potente impulso al crecimiento de las empresas, lo que hace a las compañías más fuertes y las aporta mayor capacidad de reacción ante los problemas que suelen aparecer en el camino. La unidad es otro ámbito en el que creo que hemos de trabajar intensamente, porque a estas alturas, no tiene sentido mirar por el rabillo del ojo lo que hace una provincia o la otra. Es mejor unir fuerzas y pensar en avanzar de la mano.