Cultura

Aprueban ayudas de hasta 60.000 euros para la producción de largometrajes y documentales

1 septiembre, 2021 09:34

La Consejería de Cultura y Turismo convocó una línea de subvenciones para 2021 destinadas a financiar la preproducción, producción y distribución de largometrajes, documentales y de ficción, y pilotos de series de animación y de televisión por la que podrá ayudar hasta con un máximo de 60.000 euros por proyecto, según un extracto de una orden anterior publicada hoy en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl).

Se pretende contribuir al fomento y promoción del sector cinematográfico y audiovisual en la Comunidad, a través del apoyo a determinadas inversiones promovidas por personas físicas o jurídicas privadas, que sean productores audiovisuales en la modalidad de largometrajes, documentales y de ficción, y pilotos de series de animación y de televisión.

El beneficiario deberá financiar al menos el 10 por ciento del importe total de la actividad subvencionada a través de sus propios recursos. La cuantía se determinará de acuerdo con las disponibilidades presupuestarias previstas. Ninguna de las subvenciones que se conceda podrá superar el 50 por ciento del presupuesto total del producto, con el límite máximo de 60.000 euros por proyecto.

El plazo para la presentación de las solicitudes será de quince días hábiles desde mañana. Los beneficiarios de las subvenciones serán las empresas, ya sean personas físicas o jurídicas privadas, que sean productores cinematográficos o audiovisuales, que tengan su domicilio o sede social permanente, o una sucursal o establecimiento permanente abierto al público en Castilla y León.

También podrán serlo las agrupaciones de empresas, ya sean personas físicas o jurídicas privadas o cualquier otro tipo de unidad económica o patrimonio separado que, aun careciendo de personalidad jurídica, puedan llevar a cabo los proyectos, actividades o comportamientos o se encuentren en la situación que motiva la concesión de la subvención, de las cuales al menos una esté ubicada en la Comunidad. En estos casos, cada miembro de la agrupación tendrá igualmente la consideración de beneficiario. No obstante, se deberá nombrar un representante con poderes bastantes, para cumplir las obligaciones que, como beneficiario, corresponden a la agrupación.