Después de varios meses buscando un responsable local para el área de entretenimiento en nuestro país, Netflix fichaba el pasado mes de junio al hasta entonces director de Zeppelin TV, Álvaro Díaz, para ponerse al frente de esta división. 

Noticias relacionadas

Tras 20 años vinculado a la compañía como director de contenidos, director de programas, productor ejecutivo y guionista, Díaz venía de ejercer de productor ejecutivo de programas como Gran Hermano, GH VIP, Fama a bailar o El Puente. Asimismo fue director de Supermodelo, Curso del 63 o La casa de tu vida, entre otros formatos. 

Era el fichaje necesario para que la compañía de streaming se lanzara a la producción de realities en nuestro país, como ya viene haciendo en otros territorios donde ha estrenado con éxito programas como Jugando con fuego o The Circle. 

Y así ha sido. La compañía ha anunciado este lunes 8 de febrero la producción de Insiders, un nuevo programa de telerrealidad que se estrenará en 2021 y que se convertirá en el primer reality de Netflix en España.

Producido por iZen, productora que engloba a Zebra Producciones, BocaBoca, Europroducciones, Hill Valley y Proima Zebrastur, Insiders apuesta por un nuevo formato en el que cualquiera puede participar y cuyo premio final asciende a 100.000 euros. 

La productora acaba de abrir el proceso de casting virtual para este nuevo programa a través de www.insiderscasting.es. Los únicos requisitos para participar: ser mayor de edad y querer vivir algo totalmente nuevo. "No intentes adivinar. Más detalles cuando estés dentro", explica la compañía en nota de prensa.

Atresmedia, a por los jóvenes con 'Love Island': se verá en Neox y ATRESplayer

El mismo tipo de reality

La noticia, unida a la reciente puesta en marcha de Love Island por parte de Atresmedia, hace que el género del reality deje de ser algo exclusivo de Mediaset España, quien mantiene la hegemonía desde hace años con programas como Supervivientes, Gran Hermano o La casa fuerte.

Algo que podría resultar de lo más positivo para la industria y, sobre todo, para el espectador, ya que siempre es un revulsivo que entren nuevos competidores para que el contendiente ya acomodado no se duerma en los laureles e intente innovar con sus formatos.  

Durante los últimos años, el espectador español se ha tenido que resignar a ver siempre el mismo tipo de reality pensado casi de manera exclusiva para aquellos fieles del universo Mediaset, repitiendo año tras año castings de desconocidos, y en los que los conflictos de plató han llegado incluso a interesar más que la propia convivencia. Una 'salvamización' que, no obstante, ha dado muchas alegrías a Telecinco.

Tanto es así que el grupo de comunicación no ha dudado en sacarse de la manga realities low cost como La casa fuerte, que no ha dejado de ser la prueba fehaciente de cómo Telecinco es consciente de la poca exigencia de su público nicho.

Por qué el éxito de 'La isla de las tentaciones' debería ser positivo hasta para Atresmedia

'La Isla de las Tentaciones'

Todo empezó a cambiar con La isla de las tentaciones, cuyo éxito ha demostrado que el género del reality puede atrapar a un tipo público mucho más diverso y que se pueden tomar riesgos estrenando nuevos formatos. 

Por eso, la llegada de Love island e Insiders también debería ser celebrada por Mediaset España y, más concretamente por Jaime Guerra, el responsable de sus realities y quién precisamente fue director general de Zeppelin TV justo antes de Álvaro Díaz, el responsable de entretenimiento de Netflix.

Si ambos realities funcionan, habrá motivos suficientes para poder presentar nuevas ideas a la cúpula de Mediaset España. Y más teniendo en cuenta que una de las patas sobre la que se sostiene el negocio de Mitele PLUS, la plataforma de pago del grupo, es el género del reality. Porque, si un consumidor de realities decide abonarse a una plataforma, ¿a cuál lo hará? ¿a la que le ofrece siempre lo mismo o a la que le propone un menú más variado?

Si no triunfan, lamentablemente todo seguirá como hasta ahora... y con más razón. Pero, como suele ocurrir en los realities, el público tendrá la última palabra.