Televisión

La indefensión de las cadenas de TV ante la CNMC

24 mayo, 2020 09:47

ºHace unas semanas, la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) decidía incoar expediente sancionador a Atresmedia tras detectar la emisión, en su canal Mega, de la película Licencia para matar (1989) en la franja de protección reforzada comprendida entre las 17 y las 20 horas, con la calificación “TP” como recomendada para todos los públicos.

La CNMC consideraba que algunos de los contenidos incluidos en la película (escenas de violencia física, violencia de género y de angustia y miedo, cuya presencia o presentación es detallada, explícita y real o realista), no se ajustaban al sistema de calificación por edades de productos audiovisuales incluido en el Código de Autorregulación de Contenidos Televisivos e Infancia, suscrito por Atresmedia y verificado por la CNMC y, por lo tanto, no debería ser emitida en horario de protección reforzada.

Horas después, el grupo mostraba su sorpresa ya que “en ningún momento la CNMC había advertido previamente a Atresmedia TV de que considerase errónea la calificación del ICAA, el órgano realmente competente para calificar las películas que se estrenan en salas de cine o se comercializan en DVD en nuestro país”.

Para las TV, el ICAA es el organismo competente para calificar las películas

“Atresmedia TV se siente, por tanto, indefensa ante un organismo con capacidad de sancionar y regular el sector televisivo pero que, en este caso, ha actuado con criterios subjetivos, arbitrarios y desconocidos por los propios operadores de dicho sector”, continuaba.

No era nada nuevo. Un año antes, Mediaset España mostró la misma sorpresa después de que dicha comisión decidiera imponerles una multa de 112.100 € “por emitir contenido inadecuado para menores en horario de protección general”, al considerar que la película American Playboy, ofrecida por Cuatro en horario de protección general y con la calificación +12, debía haber sido calificada como +18 y emitirse a partir de las 22:00 horas.

Entonces, el grupo dirigido por Paolo Vasile defendió que resultaba “inadmisible la disparidad de criterio mostrada por dos órganos de la Administración y la inseguridad jurídica que se genera para el administrado".

Sin embargo, desde Competencia explican que “el ICAA -dependiente del Ministerio de Cultura- puede hacer una calificación, pero Competencia hace un visionado de todos los programas y tiene la potestad de actuar de acuerdo a la ley”.

Un Consejo Estatal de Medios Audiovisuales

Una disparidad de criterios que vuelve a evidenciar la necesidad de la creación de un Consejo Estatal de Medios Audiovisuales, un organismo regulador independiente del Gobierno que tendría como competencia judicializar los contenidos audiovisuales.

"Lo deseable sería que tuviéramos un consejo estatal de medios audiovisuales como los que existen en otros países europeos de nuestro entorno que tenga asumidas las competencias de regulación, sanción y otorgamiento de licencias", explicaba a Bluper la presidenta del Consejo Audiovisual Andaluz (CAA), Emelina Fernández.

Los Consejos de Andalucía y Cataluña se muestran favorables a su creación

La presidenta andaluza aseguraba que "en este momento tenemos a la CNMC, que tiene asumidas esas partes de esas competencias y que está actuando, además con especial incidencia en la protección de los menores. Nosotros, de hecho, desde el CAA mantenemos con ellos una línea de cooperación en varios asuntos. Si bien, lo deseable sería que existiera en España un organismo equiparable al resto de países europeos".

Por su parte, el presidente del Consejo del Audiovisual en Cataluña (CAC), Roger Loppacher, comentó que "constatamos que la CNMC es un macroregulador que tiene determinadas funciones y que, desde el punto de vista audiovisual, quizá sería recomendable aumentarlas, especialmente en lo que se refiere a licencias”.

Precisamente el PSOE y Ciudadanos han pactado la creación de un Consejo Estatal de Medios Audiovisuales que vigile los contenidos que se emiten en televisión y radio en un plazo de seis meses.

La idea de este consejo estaba ya recogida en la Ley Audiovisual que aprobó el Gobierno de Zapatero en 2010. Sin embargo, cuando el PP llegó al poder sólo un año después, decidió ceder las competencias de este consejo a la CNMC después de que algunos de sus miembros afirmaran que el CEMA sería una herramienta para censurar a ciertos medios.

La derecha, en contra

“Esto no es por las Belenes Esteban. Esto es por aquellos programas o televisiones que son críticas con el Gobierno (…) Éstos siempre dicen que es por el interés general, pero esto es censura pura y dura. Quieren el control absoluto”, dijo Carlos Herrera. “La excusa es la telebasura, pero es sólo la excusa, la realidad es que esto es censura, el control, el castigo, el multazo”, opinó Federico Jiménez Losantos.

No obstante, según comenta el presidente de la Asociación de Usuarios de la Comunicación, Alejandro Perales, el objetivo del Consejo de Medios Audiovisuales no es este. “No va a censurar los contenidos. Sólo va a defender los valores constitucionales como la igualdad, el honor(…) Existe un falso debate en los medios. El Consejo no va a incorporar ninguna normativa que ya no exista. Será un instrumento rápido para proteger al espectador. Un órgano independiente que no estará sometido a las presiones”.

Para ello, el Consejo se constituirá sin estar “dividido por partidos políticos, sino por personalidades con un prestigio profesional que entiendan el mundo audiovisual. Hay que hacerlo bien, con el máximo consenso posible. Si (el Consejo) tiene que estar dividido por partidos políticos no habremos adelantado nada”.