Televisión

¡Que programen un reality de Eduardo Inda y Francisco Marhuenda!

17 marzo, 2020 23:10

Tanto monta, monta tanto Marhuenda como Inda. ¡Qué dúo de humor más tremebundo! ¿Se puede ser más hot que estos dos polemistas? ¿Se puede ser más contertulio sesudo que estos dos elementos (in)separables? Ningún debate que se precie es debate sin la flema, la mala baba derechil de los cómicos más exitosos de laSexta.

¿Qué se tuerce la entrevista con algún podemita despistado? No pasa nada… Se preparan los clarines y timbales, suena la corneta de los vikingos y entran Paco Marhuenda y Edu Inda a pecho descubierto. En dos dentelladas le preparan los papeles al insurrecto que se atreva a cuestionar la grandeza de España o la intrépida labor de Rajoy y sus feligreses.

 ¡Artur Más es Lucifer! Proclama Inda con los ojos inyectados en sangre

“¡Juegan con la unidad de España!”. El público en pie… “¡Quieren aniquilar la democracia!”… El graderío estalla en aplausos. “¡Podemos es de los Iraníes!”… Desmayos entre el respetable. Las señoras de Burgos les lanzan las bragas de cuello vuelto atrapadas por el éxtasis tertuliano. ¡Niña que me voy!

Yo me preparo mis palomitas cada vez que sé que estos dos van a algún debate. Ya si lo ¿modera? Ferreras y están de invitados Pilar Rahola y Enric Sopena cierro las persianas hasta abajo, atranco la puerta con el último libro de Pérez Reverte y pongo el móvil en modo avión para que nadie me moleste. ¡Qué delicia! Me dan taquicardias sólo de imaginar el momento. ¿Hay algo más primario que el instinto que despierta esta lucha sin cuartel? ¡Qué viene la derecha! Grita Rahola… ¡Artur Más es Lucifer! Proclama Inda con los ojos inyectados en sangre… ¡Qué deliciosa carnicería! ¡Qué placer!

Ahora, queridas, esto tiene que ir un paso más allá. Tanto talento desaprovechado. ¿Cómo puede ser que no hayan programado ya un reality con semejantes dos estrellas mediáticas. Un rollo Alaska y Mario… “Paco y Eduardo” ¡Qué disloque! Que si vamos a la manifestación por la unidad de España. Que si vamos a desayunar al bar del Congreso así saludamos a Soraya y los amiguis. De compras a la Casa del Libro, antes de que se agote el último de Isabel San Sebastián. ¡Qué cuqui! Hoy vienen a merendar Carmen Tomás e Isabel Durán con bollos de Mallorca… ¡Qué fabulación más apetecible! ¿O no? ¡Ni Andrés Pajares y Fernando Esteso en Los Bingueros!

O, ¿qué se yo? darle una vuelta de tuerca más. Una colaboración semanal en Sálvame Deluxe. ¿Cómo sería ese debate a cuatro bandas con Belén Esteban y Mila Ximénez? ¡Tú eres una masona! Proferirían contra la de San Blas. ¡A mi me habláis en castellano! ¿Me entiendes? contestaría la co-presentadora. Si la cosa se pusiera fea sacan a Kiko Matamoros y se montan un cuerpo a cuerpo de altura.

Un todoacien de varietés

Otra cosa con la que tengo mis sueños más húmedos es con la posibilidad de que, por fin, les fichen como presentadores de Cine de Barrio, pero del de Inés Ballester (a mi Conchita ni tocarla): Santa Teresa de Jesús, Las que tienen que servir, Marcelino Pan y vino… Todas las películas comentadas por estos dos adalides de la fraternidad hispana. Los dos garantes de la cohesión. Los cancerberos de la puerta que guarda las esencias de la patria. ¡Ay si mi Mon Santiso fuera la mitad de hombre que estos dos!

Los cancerberos de la puerta que guarda las esencias de la patria

Y si ya se me va de las manos, cari, les ponemos a presentar un programa de variedades como Dios manda. Unos buenos monólogos del Cardenal Rouco… El dogma de la fe pero así en plan texto de Buenafuente. Luego una suerte de actuaciones musicales con Bertín Osborne y una buena performance de Nati Mistral. Una actriz de las de antes como colofón final. "Y déjame enloquecer, fumar y beber. En un todoacien de varietés". 

Todo esto, queridas, es una fabulación de admiradora acérrima de Inda y Marhuenda. Nadie lucha como ellos contra las hordas independentistas. Si no fuera por sus advertencias del peligro que entraña el rojerío que se organiza entre las sombras, los rastafarís habrían tomado ya el Congreso. Espera, esto ha pasado ya ¿no? ¡Que el cielo nos asista!