Televisión

Las desgracias que azotaron a los protagonistas de ‘Sensación de vivir’

Muertes prematuras, cárcel o dramas familiares salpicaron a los actores

6 marzo, 2019 09:17

Difícilmente se podría elegir una serie de televisión más emblemática de los años 90 que Beverly Hills, 90210, conocida en España como Sensación de vivir y emitida en el primigenio Telecinco. Cuando debutó en Fox en 1990, la serie tenía todos los ingredientes para triunfar: un elenco lleno de rostros hermosos, tramas en las que la comedia y el drama se daban la mano y un estilo vanguardista para la época, alejada de las comedias de situación en la que se solían narrar las historias de adolescentes.

Jason Prestley, Shannen Doherty, Luke Perry, Ian Ziering, Tori Spelling, Jennie Garth y Brian Austin Green protagonizaban esta ficción, que fue un fenómeno a nivel mundial. Y aunque parecía que la vida de todos ellos estaría repleta de éxitos y fama, lo cierto es que una vez abandonaban la serie, ninguno lo tuvo fácil.

Muchos han protagonizado, de hecho, historias dramáticas. La más reciente, la muerte a los 52 años de Luke Perry, que interpretaba al guaperas Dylan. Actualmente trabajaba en la serie Riverdale, pero un derrame cerebral que sufrió la pasada semana ha acabado finalmente con su vida.

Luke Perry, Dylan, murió a los 52 años

Shannen Doherty anunció que el cáncer acabaría con su vida

El resto, sin embargo, tampoco lo ha tenido fácil, ni en lo personal ni lo profesional. Shannen Doherty, que tiene fama de tener mal carácter como compañera de reparto, anunció en 2015 que sufría cáncer de mama, consecuencia de un tardío diagnóstico por no tener seguro médico. En 2016, en una emotiva entrevista, la que fuese Brenda Walsh explicó cómo “estaba con mi marido en Nueva York y le dije ‘Más te vale que disfrutes cada segundo que tienes conmigo, porque voy a estar muerta en 5 años’”. Entonces, sus compañeros se reunieron para darle su apoyo; en la actualidad, afirma que su cáncer está en remisión.

El drama familiar y económico de Tori Spelling

Tori Spelling, que está embarcada en el regreso de la serie (aunque no sabemos si se paralizará tras la muerte de Luke Perry) era la hija del productor de Sensación de vivir, Tori Spelling, fallecido hace unos años. La relación con su progenitor no fue buena, y en cierto modo, su madre la acusó de acabar con la vida del mismo. “Él ya no tenía ganas de vivir después de eso. Hizo todo lo que pudo hacer por su hija, pero ella no quiso volver a oír hablar de él cuando ya no podía hacer nada más por ella” decía hace diez años la madre de actriz que hacía de Donna.

Tori ha tenido desde entonces problemas sentimentales (su marido cometió sonadas infidelidades) y financieros (tuvo vender su mansión asfixiada por las deudas) así como otros tantos reveses de salud. En 2012 tuvo que ser operada de urgencia tras el nacimiento de su cuarto hijo, Finn. En 2015, tuvo que ser ingresada tras tropezar sobre una parrilla en llamas en un restaurante, lo que le provocó graves quemaduras.

 

Jason Priestley, el actor que lamentó abandonar a Brandon

El 1998 vimos por última vez al personaje de Brandon en Sensación de vivir. Ese mismo año, el actor que lo encarnaba, Jason Priestley, tuvo un altercado muy sonado: un accidente de tráfico por estar bajo los efectos del alcohol, perdió el carnet y tuvo que hacer frente a un programa de rehabilitación. Llegó a estar cinco días en la cárcel, y en 2002, otro accidente de tráfico casi le cuesta la vida.

En sus memorias, lamentaba haber dejado la serie, y apuntaba que posiblemente, de haber continuado, Brandon habría acabado con Kelly (Jennie Garth).

Ian Ziering acabó como stripper

La industria del cine y la televisión no trató bien a los protagonistas de Sensación de vivir, y tuvieron que sobrevivir a duras penas en todo tipo de trabajos. Ian Ziering, Steve en la ficción, acabó haciendo de stripper en Las Vegas cuando ya tenía un pie en los 50. Poco después recobró la fama como estrella de serie B gracias a la saga de telefilmes Sharknado.

Jennie Garth ¿una actriz conflictiva?

Un rumor persiguió a Jennie Garth durante años: que durante uno de los rodajes de Sensación de vivir, acabó a puñetazos con una de sus compañeras, Tiffany Amber-Thissen, que venía de Salvados por la campana. También se dice que se llevaba a matar con Shannen Doherty.

Su carrera tras Sensación de vivir no fue muy prometedora, y cuando hizo una serie junto a Tori Spelling, a modo de reencuentro, fue un fracaso. Sí ha tenido más fortuna en papel de celebridad, con un reality propio y numerosas intervenciones como concursante en programas con famosos. Aunque está embarcada en el regreso de Sensación de vivir, en su momento dijo que aquel reparto carecía de química, y que en general odia el 99% de las cosas que envuelven a la industria del entretenimiento.