Televisión

El eurofan español, el grito de guerra que más suena en Eurovisión

19 mayo, 2015 07:22

Cuando hace unos años Telecinco intentó torpedear el Festival de Eurovisión presentando a concurso a Karmele Marchante, la cadena llegó a llamarles 'integristas' a través de su web ya que consiguieron acabar con tal esperpéntica candidatura gracias a su conocimiento del reglamento del certamen. A ellos les hizo gracia aquel adjetivo. Y es que, ser eurofan no es un insulto. Es una manera de entender y disfrutar la cultura europea.

El grito español es el que más se escucha en estos días por las calles de Viena. Y es que los fans del Festival llegados desde España son los más numerosos. Como cada año, el representante español se ha tenido que reunir con sus mayores seguidores, lo que ya se ha convertido en una tradición. Es la oportunidad de muchos para conocer cara a cara a su representante. 

Y es que son muchos los que consideran el Festival como algo suyo. Los que presionan para que la candidatura vaya a su gusto. Los que convierten Eurovisión en lo más comentado del día en las redes sociales cada vez que se conoce algún detalle sobre la candidatura. Ya se lo dijo la propia Ruth Lorenzo a Edurne en su primer encuentro en televisión: "Haz caso a los eurofans", le aconsejó. La representante del año pasado supo hacer de estos seguidores una masa en la que apoyarse para salir propulsada al mercado musical una vez finalizado el certamen.

En esta ocasión, Edurne era recibida por sus seguidores [Galería de imágenes] con un baile que organizaron unos minutos antes Giuseppe di Bella, el bailarín que la acompañará en el escenario, y Miryam Benedited, la coreógrafa. En total, un grupo aproximado de 150 eurofans se han desplazado hasta uno de los jardines de Viena para reencontrarse con Edurne. Sobre el suelo, hecho de flores, una clave de sol. Casualmente, el tatuaje que Edurne luce debajo de su ombligo.

Con disfraces cosidos a mano y traídos desde España o con banderas del país, los eurofans mueven la marca España por todos los rincones del planeta. Haciendo ruido, como buenos españoles, cada año tienen un destino en el que lucir sus mejores gritos para proclamarse ganadores. Y ya que España no logra volver a traerse la victoria del Festival, al menos hay que contentarse con esta victoria: los eurofans españoles son los más numerosos cada año.