Alicante

La fiscalía de Alicante pide trece años de cárcel a un hombre al que acusa de agredir sexualmente a una menor de quince años en los baños de un centro comercial. El juicio que se celebrará este viernes en la Audiencia Provincial dirimirá si finalmente es culpable de este supuesto delito de agresión sexual a una persona menor de dieciséis años. 

Noticias relacionadas

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana ha explicado a Efe que la presunta agresión se produjo el 2 de enero de 2018. Aquel martes, el procesado y la menor habían quedado para verse en una céntrica avenida de Alicante, por motivos que aún no se han hecho públicos. Desde allí, ambos se desplazaron hasta un restaurante de comida rápida situado en el paseo de La Explanada donde compartieron consumiciones.

El relato de la fiscalía señala que fue después cuando el procesado pidió a la menor que le acompañase hasta la estación de autobuses y que entrasen en un baño público para mantener relaciones sexuales. En este punto, especifican que la menor rechazó el contacto sexual, aunque sí accedió a acceder a los servicios de un centro comercial próximo.

En esta versión, presuntamente ambos comenzaron a besarse y el procesado procedió a desnudarla pese a la negativa de la menor, que intentaba subirse la ropa. Con todo, según el fiscal, el procesado acabó consumando el supuesto abuso, pese al rechazo que seguía manifestándole la chica. Al margen de la pena de privación de libertad, el procesado se expone también a una posible condena de libertad vigilada durante nueve años y al pago de una indemnización de seis mil euros a la víctima, en función de la solicitud cursada por la Fiscalía. 

Abusos de un padre

En esta línea de abusos sexuales a menores, la fiscalía de Valencia reclama una pena de prisión de once años para un padre por abusar sexualmente de su hijo, de un año y medio, en una piscina pública de Paiporta.

La sección cuarta de la Audiencia Provincial de Valencia ha enjuiciado recientemente estos hechos, que se produjeron el 6 de julio de 2019. Según consta en el escrito de acusación del fiscal, al que ha tenido acceso Efe, el procesado se encontraba con su pareja y su hijo menor de edad en la piscina.

En un momento dado, cuando se encontraban en la piscina infantil, junto a otros usuarios que estaban con sus hijos, y "aprovechando que el menor se encontraba desnudo y sin pañal, el acusado, con ánimo de satisfacer sus deseos sexuales, lo levantó hasta la altura de su cara y comenzó a succionar los genitales del menor".

"El acusado repitió esta acción en varias ocasiones, y posteriormente le dio la vuelta al menor y comenzó a chuparle el ano, siendo recriminado por otros usuarios de la piscina", siempre según el escrito del fiscal.

El procesado respondió "que era su hijo y le podía hacer lo que quisiera, que le chuparía los huevos todo lo que quisiera, y que si quería matarlo también podía, porque es su hijo", repitiendo las acciones antes descritas en varias ocasiones, hasta que se personó una patrulla de la Policía Local.

La madre del menor no reclama por estos hechos que, sin embargo, son considerados por la Fiscalía como un delito de abusos sexuales y pide una condena de once años de prisión.