Alicante

Hubo un tiempo en el que el mar Mediterráneo, y en especial países como España o Italia vivieron históricos enfrentamientos entre cristianos y musulmanes, en las que los ataques de piratas berberiscos fueron la pieza fundamental para entender la historia. En España, la costa de Alicante fue uno de los territorios que vivió con mayor dureza los saqueos de estos corsarios, provenientes en su mayoría del Norte de África

Noticias relacionadas

La cala del Tangó, Cap Prim y la cala de La Granadella, todas zonas de Xàbia vivieron varios de los ataques más sangrientos de la Comunidad Valenciana. A partir del siglo XVI, y como consecuencia de estos frecuentes ataques, se levantaron numerosas fortificaciones para proteger a la población.

Uno de los primeros ataques documentados en esta población alicantina fue el del valle de Sant Bertomeu en 1304, cuando cuatro galeras y dos barcos llegaron hasta Dénia. Tal y como cuentan en el blog de Xàbia, una de ellas decidió quemar el valle de Sant Bartomeu en Xàbia.

En 1387 el desembarco se produjo en la cala del Tangó, cuando los piratas berberiscos subieron hasta la parte más alta, donde estaba ubicado el monasterio de Sant Jeroni. Cuando llegaron allí, atracaron el lugar y procedieron al posterior secuestro de los monjes, que fueron llevados a Bugía (Argelia). Durante la época era muy común que los corsarios la tomaran con los religiosos.

La primera victoria para el pueblo de Xàbia se produjo en 1448, cuando sus habitantes se unieron para echar a los piratas. La ofensiva terminó con cinco bajas entre los berberiscos y gran cantidad de heridos.

Cala del Portitxol, Xàbia. Ayuntamiento de Xàbia

En 1584 tuvo lugar la batalla con el corsario que, para la historia de la literatura, capturó a Cervantes. La gente de Xàbia, junto a otros aliados de Dénia y el Fuerte de Bèrnia, se unió para dar captura al pirata 'Mami Arnaute', conocido como el responsable de la captura de Miguel de Cervantes y su posterior cautiverio en Argel. 

El siguiente ataque por parte de los berberiscos se dio en el año 1651, tras el secuestro de cuatro vecinos de la localidad de Xàbia. Pero, por suerte, la marquesa de Dénia, Mariana de Sandoval, intervino y los cautivos quedaron en libertad.

En el año 1679 se produjo la peor de las batallas frente al cabo Prim, una sangrienta cruzada que dejó más de 500 muertos del bando musulmán. Sobre este ataque se conocen más datos que del resto, debido a que la historia quedó recogida en el 'Romance famoso del valeroso Germán'. 

Cala Granadella en Xàbia Ayuntamiento de Xàbia

La lucha en La Granadella se produjo en el año 1779 cuando una embarcación de piratas berberiscos atacó a dos barcas españolas que llevaban un cargamento de vino y aguardiente. Los cristianos se refugiaron en la cala de La Granadella y desde allí consiguieron ahuyentar a los atacantes. No obstante, murieron tres personas del bando cristiano, y dos de los corsarios. 

El último de los ataques se produjo con el robo en varias villas en 1812. Los hechos ocurrieron a las 22 horas cuando unos 60 piratas desembarcaron en la costa de Xàbia y atracaron las casas de los vecinos más pudientes de la zona.  

Después de los sucesivos ataques piratas, la ciudad de Xàbia y otras localidades vecinas decidieron reparar las edificaciones que ya estaban y construir nuevas fortificaciones. La iglesia-fortaleza de Sant Bertomeu, la construcción de las torres de defensa de Sant Antoni, San Jordi, Sant Martí y las del Portitxol.