Orihuela

El conseller de Hacienda, Vicent Soler, ha defendido que no se eliminen los comentarios publicados en las redes sociales de À Punt, pues eso podría suponer "la desaparición de testimonios" para emprender acciones legales, y "perjudicaría la imagen de la cadena en relación con la libertad de expresión".

Noticias relacionadas

Se refería así a los mensajes como "Ñordos", "castellanos desagradecidos", "fascistas", "colonialistas", "burros", "paletos", "analfabetos", "botiflers (traidores a la nación) mesetarios", "moniatos (ignorantes)", bárbaros, "fachas", que se vertieron en el muro de Facebook de A Punt tras la manifestación en defensa del castellano como lengua vehicular en la Educación Secundaria y FP.

Hasta 200 mensajes xenófobos o de odio llenaron la red social de A Punt, la televisión pública autonómica valenciana por la manifestación de Pilar de la Horadada, mientras sus responsables hablaban de "libertad de expresión". 

Soler ha respondido así en el pleno de las Cortes Valencianas a una pregunta de la diputada de Ciudadanos María Quiles sobre el mantenimiento de los comentarios ofensivos. Quiles ha lamentado que sigan colgados en la red social los insultos que recibieron los asistentes a "una manifestación pacífica", entre los que se encontraba ella misma, "de esas en las que no se queman contenedores o escaparates" y "no sale nadie herido".

"Aun estamos esperando a que actúen", ha afirmado la diputada, quien ha dicho que no va a consentir que se trate a la gente de la Vega Baja "como ciudadanos de segunda" solo porque el valenciano no sea su lengua materna y ha pedido respeto para estudiar, trabajar y amar "en la lengua que uno quiera".

Independencia

El conseller, quien ha destacado lo maravilloso que es "el bilingüismo", ha afirmado que el Consell no valora las opiniones que cualquier ciudadano, "ejerciendo su derecho constitucional de libertad de expresión, pueda hacer en el perfil de un ente público independiente".

Ha explicado que la dirección de À Punt Mèdia limita la posibilidad de borrar comentarios en las redes digitales a aquellos que se dirigen "de manera amenazadora u ofensiva a la cadena y sus profesionales". En el resto de casos, ha dicho, la postura de los medios públicos es la de no intervenir en discusiones entre terceros.

Asimismo, ha considerado que eliminar comentarios "podría suponer la desaparición de testimonios, en base los cuales una persona usuaria puede emprender acciones legales, y perjudicaría la imagen de la cadena en relación con la libertad de expresión".

Soler ha destacado que la radiotelevisión valenciana "ya no está controlada ni dirigida políticamente desde un despacho del Palau de la Generalitat, como pasaba con la extinta Canal 9, donde se vivieron casos tan bochornosos", como la "exigua cobertura" que se dio al accidente de Metrovalencia de 2006.

"En la actual RTVV no se manipula, no es un nido de corrupción ni de acoso sexual a sus trabajadoras, como lo era Canal 9 en manos del PP", ha afirmado Soler, quien ha agregado que cada ciudadano "será responsable, desde el punto de vista legal, de los comentarios que haga en esos foros".