Alicante

"Ñordos", "castellanos desagradecidos", "fascistas", "colonialistas", "burros", "paletos", "analfabetos", "botiflers (traidores a la nación) mesetarios", "moniatos (ignorantes)", bárbaros, "fachas". Y así hasta 200 mensajes xenófobos o de odio, copan la red social de A Punt, la televisión pública autonómica valenciana. 

Noticias relacionadas

Todos estos epítetos van dirigidos a quienes el pasado sábado se manifestaron en las calles de Pilar de la Horadada -el municipio más meridional de Alicante- contra la aplicación de la Ley del Plurilingüismo aprobada por PSOE, Compromís y Podemos en las Cortes Valencianas. Cuando no son insultos, se les conmina directamente a irse de su tierra a estudiar a Murcia o a Castilla.

La nueva ley obligará a partir del curso 2021-2022 a impartir al menos (irá aumentando cada cuatro años) el 25% de las asignaturas troncales (Matemáticas, Física, Historia, etc.) en valenciano a todos los alumnos de Secundaria y FP. Independientemente de en qué legua hayan estudiado hasta entonces.

Se trata de un problema en comarcas castellanohablantes como la Vega Baja (procedentes históricamente de la Corona de Castilla, como ocurre con uno de cada cuatro municipios en el conjunto de la Comunidad Valenciana) donde no se habla una palabra de valenciano.

Las asociaciones de padres y de profesores llevan meses luchando contra la imposición entendiendo que la Comunidad Valenciana es un territorio bilingüe en el que debe haber libertad en las familias para elegir la lengua vehicular de la educación de sus hijos.

Algunos de los comentarios en la red del ente público.

De hecho, como respuesta a los insultos, hay comentarios del tipo: "Yo apoyo la libertad lingüística. Que cada familia elija si lo quiere dar en castellano o valenciano. Debería ser opcional. En la Vega Baja no hablamos valenciano, por qué se nos obliga a que nuestros hijos lo estudien?".

"Censura"

Preguntado por EL ESPAÑOL, el director de comunicación de A Punt, Benjamín Marín, asegura que a la televisión no ha llegado ninguna denuncia y que ha tenido conocimiento de los insultos vertidos en el Facebook de la cadena "por la prensa", después de que el PP emitiese un comunicado en el que anuncia que llevará el caso a la Justicia.

"Yo no soy Zuckerberg (el propietario de Facebook). ¿Qué quito y qué dejo? No puedo tener un ejército de periodistas quitando comentarios. Si me erijo en juez, ¿qué legitimidad tengo?", ha afirmado Marín a EL ESPAÑOL antes de señalar que cuando llegue la denuncia del PP la estudiarán.

"Me pueden decir que ejerzo la censura o que coharto la libertad de expresión. Hagas lo que hagas, todo el mundo se puede molestar. No es una noticia de A Punt, sino comentarios a una noticia de A Punt", explica.

La denuncia

La portavoz adjunta del grupo parlamentario popular y secretaria general del PPCV, Eva Ortiz, ha anunciado que pondrá en manos de la Justicia los mensajes de odio que desde el nacionalismo excluyente se han vertido en las redes de la Televisión valenciana contra los defensores de la libertad lingüística.

"Son mensajes xenófobos, racistas, violentos y de incitación al odio que A Punt permitió en una noticia sobre la manifestación en defensa de la libertad lingüística y del castellano", asegura Ortiz.

La dirigente del PP acusa a los administradores de la página de haber "dejado una ventana abierta al odio que a fecha de hoy, cuatro días después, nadie ha moderado ni denunciado”. Ante esta situación, el PP pide al ente público que retire y modere de forma "inmediata" todos los mensajes que incitan al odio de la red social donde está alojada la noticia.

"Es muy grave que la televisión de todos los valencianos permita este tipo de actuaciones y lleve cuatro días sin moderar ni denunciar estos mensajes. Es urgente que el director de A Punt, Alfred Costa, dé explicaciones del porqué en la televisión pública se permiten ataques e insultos a los valencianos que defienden la libertad lingüística".

"Miles de padres acudieron a un ambiente festivo y reivindicativo" a la movilización del sábado en la Vega Baja, "pero en la página de Facebook de A Punt se permitieron hasta 200 insultos que promueven el racismo, la xenofobia, la humillación y los llamamientos a la limpieza étnica", ha afirmado Ortiz.

Mensajes como "los asesinos de Miguel Hernández lo reivindican ahora, son unos h..d..p de tamaño inmenso", "estos fachas reivindican a Miguel Hernández cuando sus abuelos lo mataron", "nos quedaríamos a gusto sin castellanos aquí en el País Valenciano",  "monolingües mononeuronales", "fuera los xarnegos que no nos respetan", "subnormales" o "desgraciados", son algunos de los mensajes que ha destacado la dirigente del PP.

Ley de plurilingüismo

Se da la circunstancia de que en la Comunidad Valenciana sigue vigente la Ley de Uso de 1983 en la que se establece que en 28 de los 141 municipios de Alicante, en 50 de los 135 de la provicia de Castellón y en 64 de los 266 de Valencia, los alumnos y sus familias pueden solicitar la "exención" de estudiar la asignatura de valenciano por ser considerados "de predominio lingüístico castellano".

En otros muchos municipios considerados "de predominio lingüístico valenciano" en esa ley, como Alicante capital, su uso es escaso en el conjunto de la población. En estos no se puede pedir la exención salvo casos muy puntuales de alumnos migrantes. Pueden elegir no estudiar la asignatura de valenciano, pero se les impondrá en el aprendizaje de otras materias.

La aprobación de la Ley de Plurilingüismo se produjo al tiempo que la moción de censura a Mariano Rajoy, y el recurso ante el Tribunal Constitucional se quedó en un cajón con el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez, denuncian los Docentes por la Libertad Lingüística.

A partir de entonces la Conselleria de Educación que dirige el nacionalista Vicent Marzà (Compromís) no ha desarrollado la ley con decretos ni emitido órdenes por escrito para que no pueda ser recurrida, señalan los profesores. Todas las normas son verbales.