Redacción | Agencias Miquel Hernandis

Doble operación de rescate de los bomberos del Consorcio Provincial de Alicante. Las montañas de las comarcas de la Marina han sido escenario este jueves de dos operaciones con heridos. La más espectacular por la dificultad de acceso a la zona ha sido con un senderista de 75 años que ha caído por un barranco de unos diez metros en Xaló.

Noticias relacionadas

Este suceso interrumpió la jornada de excursión por la montaña que tenía junto a otras tres personas por la ruta del Forat de Bernia. Fue a las 13 horas, mientras el grupo bajaba por un sendero que perdió el equilibrio y cayó.

La llamada al servicio 112 permitió localizar y rescatar al herido con el apoyo del Grupo Especial de Rescate en montaña con que cuentan los bomberos. Del fondo del barranco lo han evacuado en helicóptero al parque de bomberos de Sant Vicent del Raspeig.

Allí les esperaba una unidad de Soporte Vital Básico, que lo ha trasladado al Hospital Perpetuo Socorro de Alicante por "contusiones en una rodilla", según han indicado a Efe fuentes del Centro de Información y Coordinación de Urgencias.

Sin recursos en la excursión

La otra actuación en montaña llevó al equipo del Consorcio Provincial de Bomberos de Alicante a la vía ferrata del Ponoig, en Polop. La noche del miércoles necesitaron tres horas para rescatar a una mujer de aproximadamente cuarenta años que había sufrido una caída de unos cuatro metros.

En este caso la llamada al 112 no partió del grupo de escaladores que sufrió el percance. Como explican desde el Consorcio, otros cuatro bomberos de Madrid que habían acudido a la zona para escalar la montaña por la misma vía fueron testigos del suceso.

En la montaña se encontraba colgada una de las dos mujeres de este pequeño grupo de escaladores. ¿Cuál era el problema? La cuerda de la que se ayuda a bajar no tiene la distancia suficiente para llegar al suelo. Sin poder volver a subir ni bajar, ella misma opta por descolgarse hasta el suelo. Una caída de unos cuatro metros de la que pueden ver cómo se levanta y sigue consciente.

Los compañeros, la otra española, un hombre italiano y otro de Malta, no podían tampoco descender por la vía, pero pero optaron mantenerse en el sitio. Y así permanecieron varias horas hasta que el equipo del Grupo Especial de Rescate en montaña llega.

A las 21:59 se logra rescatar a la escaladora que quedó lesionada con un pronóstico de posible fractura en el pie y se puede culminar su rescate por tierra. Después de evacuarla se procede a ayudar al resto de escaladores a terminar la bajada. Aquí es donde los bomberos de Madrid que habían sido testigos de todo el suceso pudieron apoyar en esta operación.

La colaboración de ambos equipos permite que se pueda subir por la ferrata para ofrecer la cuerda extra que necesitaban los tres miembros restantes del grupo para así bajar del Ponoig.