Emilio Martínez Redacción | Agencias

Y en mitad de la quinta ola de contagios por Covid-19, llegó la ola turística al país, en general, y a la provincia de Alicante, en particular. De manera masiva, los viajeros nacionales han dado un respiro a hoteles, campings y compañías aéreas en un agosto que el sector avisa de que puede representar un mero espejismo si vuelven las restricciones sanitarias. La costa alicantina ha registrado números similares al año anterior a la pandemia (2019) y en el interior hay rincones que incluso ha batido todos los récords.

Noticias relacionadas

Es el que caso del pequeño municipio de Petrer, a la espalda de la sierra del Maigmó, cuya cara este mira, a 50 kilómetros, a Benidorm, la capital turística valenciana. Pero Petrer nunca ha servido de especial atractivo para el turismo; dedicado a la industria del calzado, sus discretos datos de visitantes han mejorado tras el peor golpe del coronavirus, precisamente gracias al flujo que ha traído el visitante de la playa.

Así, este verano han pasado por esta localidad de 35.000 habitantes turistas de 25 países y consigue el mejor dato en un mes de agosto desde que existe la Tourist Info, con 904 visitas, además de superar los dos mil en los tres meses.

"Contra todo pronóstico, porque la incidencia de la situación sanitaria sigue siendo un hándicap, ha sido el agosto con más turistas de toda la historia de la Tourist", ha remarcado el concejal del área, David Morcillo, quien ha recordado que en 2020 visitaron el municipio 784 turistas y 736 en 2019, el último año antes de la pandemia.

El concejal de Turismo, David Morcillo, en el centro de la imagen en la rueda de prensa ofrecida este viernes.

Nacionalidad

Los turistas nacionales que han visitado el municipio el pasado verano procedían, principalmente, de Madrid, Andalucía, Cataluña, País Vasco y de CanariasEn cuanto a los extranjeros, la oficina de turismo ha registrado a más de dos mil turistas procedentes de: Alemania, Andorra, Bélgica, Dinamarca, Francia, Holanda, Italia, Polonia, Portugal, Rusia, Reino Unido, Estados Unidos, Chile, Uruguay, y de China e India.

A juicio del regidor, Petrer sigue posicionándose como un destino de turismo de interior, atraídos por el Castillo-fortaleza y el resto de edificaciones y enclaves históricos, además de por un turismo de proximidad que ofrece rutas y visitas guiadas.

Según ha informado, los turistas se han interesado por la ruta histórica que ofrece el municipio y por las actividades celebradas en el mes de agosto, como "Petrer se viste de luna" o "Ciudad sin ley", un proyecto para descubrir los lugares relacionados con la defensa de la II República durante la Guerra Civil, donde el municipio estuvo en la retaguardia. La Oficina de Turismo de Petrer registró el pasado año 9.012 visitante, frente a los más de 20.000 alcanzados en el año 2019.