Elche

La Policía Local de Elche localizó el pasado 20 de octubre a una persona que se había dado a la fuga después de colisionar contra otro vehículo y carecer de permiso de conducir. Sobre las 15:30 horas, una dotación de Policía Local recibió el aviso de un siniestro vial ocurrido en la calle Morera en el barrio de Los Palmerales.

Noticias relacionadas

Según los testimonios e indicios encontrados, el vehículo fugado habría tratado de rebasar a gran velocidad y sin visibilidad alguna a un autobús que circulaba delante, colisionando con un tercer vehículo que se disponía a girar a la izquierda. Tras este accidente, el vehículo se habría marchado del lugar sin identificarse, señalan fuentes del Ayuntamiento. 

Realizadas las comprobaciones oportunas, una patrulla del GAO (Grupo de Apoyo a Operaciones) se acercó hasta el domicilio de titular del vehículo donde se localizó al conductor, añaden estas fuentes en un comunicado.

Antes las evidencias, y cuando el presunto autor de los hechos reconoció lo sucedido, los agentes comprobaron que no tenía permiso de conducción en vigor y que contaba con antecedentes por un delito contra la Seguridad Vial. Del mismo modo, se consideró oportuno realizar la prueba de detección de presencia de estupefacientes, arrojando un resultado positivo.

Con todo ello, el equipo de Policía Judicial de Tráfico inició la instrucción de diligencias por las presuntas infracciones penales detectadas, así como a la redacción del pertinente atestado por siniestro vial.

Conducción temeraria 

La conducción temeraria por diversas causas es una de las principales preocupaciones de las autoridades. Hacerlo sin carné es algo, por desgracia, recurrente. Hace una década, según la Fiscalía, había en todo el país 26.000 personas condenadas por manejar un vehículo a motor sin la pertinente licencia, lo que representaba un 25% del total de delitos contra la seguridad vial. 

Llegó el carné por puntos y la pérdido de todos ellos no ha escarmentado a numerosos conductores que han seguido desplazándose en su vehículo. Al hacerlo, no solo ponen en peligro a viandantes y otros conductores, sino que se enfrentan a penas de presión de hasta 6 meses, multas de hasta 24 meses conmutables con trabajos comunitarios de hasta 90 días, siempre que no haya habido reincidiencia, como es el caso del hombre de Elche, lo que haría aumentar la pena. 

Asimismo, conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas supone más del 60% de las condenas por delitos contra la seguridad víal, con más de 56.000 sentencias condenatorias, por ejemplo, en 2018.