Alicante

El Partido Popular de Elche se ha quedado sin su gran baza de desgaste contra el bipartito de Elche (PSOE y Compromís). La Fiscalía Anticorrupción de Alicante ha archivado la investigación que inició en mayo tras admitir a trámite el escrito de denuncia del asesor popular José Claudio Guilabert por supuesto troceo de contratos por valor de 1,5 millones de euros entre 2019 y 2020. 

Noticias relacionadas

El Ministerio Público, que durante este proceso, ha citado únicamente a los interventores y al propio Guilabert para ratificar la denuncia, no ha encontrado indicios de los delitos de fraude y prevaricación señalados por el PP, que llegó a equiparar el caso de Elche al de Alicante del gobierno encabezado por el socialista Gabriel Echávarri, cuyo procesamiento le obligó a dimitir. 

Cabe recordar que a la denuncia inicial elevada a finales de abril, de 32 informes de reparos en 2019 y 28 de 2020, emitidos por el anterior interventor municipal y por la actual, donde se recogían 676 facturas supuestamente irregulares, había que sumar 82.000 euros de otro informe de intervención sobre un expediente de Reconocimiento Extrajudicial de Crédito. 

En su momento, el portavoz local del PP, Pablo Ruz, aseveró que los informes de reparos "han sido obviados por PSOE y Compromís y todos estos gastos presuntamente han vulnerado los procedimientos de contratación, saltándoselos sin el menor escrúpulo", hablando directamente de "contratos a dedo". 

Durante todo este tiempo, el alcalde de Elche, Carlos González (PSOE), se ha referido en varias ocasiones a estas denuncias, defendiendo la actuación de su gobierno. “Quiero poner de manifiesto con toda solemnidad que la actuación del Gobierno Municipal en la gestión económica es intachable desde el punto de vista ético y jurídico, estricta y rigurosa, y que cada euro que se gasta o se invierte en este Ayuntamiento está sometido a todos los controles jurídicos que exige nuestro ordenamiento, es decir, conforme a derecho”, indicó González a mediados de mayo. “La gestión económica también está sometida a la más absoluta transparencia y control político, y ello por voluntad expresa de este gobierno", añadió. 

Otros casos

Tanto el fraccionamiento de contratos como su denuncia por parte de la oposición, es una constante en los ayuntamientos españoles. El último partido en hacerlo ha sido Esquerra Unida, precisamente este lunes, cuyos responsables han presentado una denuncia en Fiscalía Anticorrupción ante un posible fraccionamiento de contratos en el área de Urbanismo del Ayuntamiento de Alicante.

El PSOE de Elche, sin ir más lejos, y ante el desgaste que le estaba produciendo la denuncia del PP, denunció hace un mes que Pablo Ruz, en su etapa como Coordinador de Cultura en el gobierno local contrató, sin contrato de ningún tipo, a una empresa 470 veces por valor de más de 148.000 euros. La denuncia fue verbal y no tuvo más recorrido, como la del PP ante Fiscalía.