Alicante

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha exigido como "fandamental" hoy en un encuentro informativo en Madrid "garantías de agua para siempre a aquellas comunidades y regiones que hacen del uso responsable". Pero sin mención explícita al trasvase Tajo-Segura que en los últimos meses ha sufrido sendos recortes.

Noticias relacionadas

Puig ha pedido "un agua para siempre para nuestros agricultores" como la "posición de nuestra Comunidad" que es a su vez "una cuestión que es cohrente para España y que para nosostros es irrenunciable".

En este contexto se re ha referido al conflicto con la Comunidad de Castilla-la Mancha, sin mencionarlo explícitamente, al pedir que no se mezcle "el agua con la tierra de la manera irresponsable que se hace a a veces, porque eso sólo crea barro".

La respuesta

Las alusiones veladas al travase y la falta de contundencia en las reclamaciones ante el Gobierno central y la ministra Teresa Ribera, de su mismo partido político, han molestado en la provincia.

Por eso el presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón (PP), ha contestado mediante un comunicado a Puig que “la única solución para mantener el trasvase Tajo-Segura es un cambio de gobierno en la Generalitat y en España” tras conocer la intención del Ejecutivo central de aprobar el próximo martes en Consejo de Ministros la modificación de las reglas de explotación del Tajo-Segura que reducirá de 38 a 27 hectómetros cúbicos el trasvase mensual.

“Ya no caben excusas ante este ninguneo con respecto al agua”, ha criticado Mazón, quien ha acusado al Gobierno socialista de la Generalitat que preside Ximo Puig “de estar engañándonos a todos cuando nos dicen que el trasvase es irrenunciable”.

“No se puede decir que esta infraestructura es irrenunciable cuando se le están dando hachazos constantemente a nuestro futuro y a nuestra agua; basta ya de mentiras y excusas”, ha señalado el presidente de la institución provincial.

En este sentido, ha reiterado que “llegados a esta situación, solo veo una solución para evitar el daño que están haciendo a la provincia de Alicante y es un cambio de gobierno en la Generalitat y en España”, al tiempo que ha insistido en que “vamos a seguir defendiendo todos los días el agua que nos merecemos, porque es una cuestión de solidaridad, pero también lo es desde el punto de vista medioambiental y de justicia territorial”.

El PP contra el Gobierno

Precisamente el PP, como partido, ha emitido hoy otro comunicado en el que su secretaria general, Ana Serna, ha señalado que el Gobierno de Pedro Sánchez “se ha asegurado antes de irse de vacaciones de firmar la sentencia de muerte del Tajo-Segura y de dejar por escrito el ninguneo a la provincia de Alicante”.

Se refería a que en el último Consejo de Ministros del Gobierno de España antes de las vacaciones de agosto, que se celebrará el próximo martes y en el que está previsto aprobar las nuevas normas de explotación del trasvase que reducirá en 11 hectómetros cúbicos el caudal máximo a trasvasar del Tajo a las provincias de Alicante y Murcia.

“No creo que se puedan tener unas vacaciones tranquilas después de haber dejado herida de muerte a toda una tierra. Van a hacer oficial el capítulo de la historia de España que pone fin a la obra más solidaria de este país”, ha añadido Serna.

La secretaria general del PP ha cargado contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por “mantener a la ministra Ribera, que es la que está secando al sur de la provincia” y ha recordado que el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, no ha hecho “absolutamente nada” para impedir que “la huerta alicantina se convierta en un secarral”.