Alicante

El fin de las restricciones de Reino Unido, anunciada por el primer ministro para el 19 de julio, ha empezado a animar las reservas a los destinos tradicionales de británicos en España, particularmente a la Comunidad Valenciana y Benidorm. Los hoteleros de la capital turística ya tienen reservas procedentes de las islas para ese mes, lo que supondría mejorar un 10% los registros de ocupación actuales (en torno a un 60% en fin de semana).

Noticias relacionadas

La secretaria general de la patronal hotelera Hosbec, Nuria Montes, explica que los ingleses "nunca han dejado de mostrar interés" por la Costa Blanca, pero que ahora, por primera vez, parece que la situación sanitaria les permitirá materializar sus viajes.

Tal como ha adelantado el rotativo The Guardian, la intención del Ejecutivo de Boris Johnson es no prolongar más las restricciones pese al incremento de contagios derivados de la variante Delta de la Covid. El motivo es que el avance de la vacunación en el país, con más de 33 millones de ciudadanos inmunizados, ha desplomado el número de hospitalizaciones y contagios.

De hecho, se prevé que para finales de este mes ya se permita a los británicos con las dos dosis de la vacuna viajar sin restricciones a los destinos marcados en ámbar, como es el caso de España. Actualmente cualquier ciudadano de Reino Unido que pase sus vacaciones en nuestro país tiene que pasar dos semanas de cuarentena, lo que en la práctica invalidaba cualquier tipo de turismo vacacional.

Tal como informó EL ESPAÑOL, lo que también se contempla es que se presenten pruebas PCR negativas para garantizar la seguridad del destino. Ante esta situación los operadores han empezado a incluir el coste de estas pruebas en los paquetes turísticos, negociando al por mayor con los laboratorios. La idea es que sean necesarias tres: una para salir del país, otra para entrar y una tercera unos días después de volver.

Un mercado clave

El mercado británico es capital para la Comunidad Valenciana, y particularmente para Benidorm. Aproximadamente un 40% de los visitantes de la capital turística proceden de esta nacionalidad. El cierre efectivo de Reino Unido, de hecho, ha lastrado la ocupación de la ciudad, que se recupera más lentamente que otros destinos menos dependientes de los ingleses, como Valencia.

No solo son hoteles: los apartamentos turísticos también informan de que tienen reservas de británicos para este otoño. Una de las ventajas que tiene este mercado es que contrata con muchos meses de antelación, por lo que la planificación de la temporada resulta mucho menos aparatosa.

En la actualidad las previsiones del turismo valenciano se basan prácticamente en el "último minuto", con reservas hechas incluso en la misma semana. Aproximadamente el 90% de los turistas que está recibiendo la provincia de Alicante son españoles. En la ciudad de Valencia sí hay una cuota importante de extranjeros (aproximadamente un 30%), según los datos de Hosbec.